The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Lady Chatterley flirtea en Tinder o cómo crear literatura con bots

¿Podemos hacer literatura con bots? La artista británica Libby Heaney responde a esta pregunta durante su visita al festival Kosmopolis.

Foto: Rodion Kutsaev | Unplash

Aprovechar la incertidumbre para apuntar los cambios sociales que genera la tecnología es una vía para la reflexión, y la artista inglesa Libby Heaney ha sido invitada al festival Kosmopolis justamente a eso: hacer crítica a plataformas como Tinder a través de su proyecto Lady Chatterley’s Tinderbot.

Converso con Heaney, investigadora y profesora británica, con una larga formación en computación cuántica, quien, con voz suave, me comenta cómo las tecnologías han cambiado las relaciones amorosas, especialmente las plataformas de citas como Tinder, pues banalizan la intimidad exponiendo a los participantes en ese “supermercado del amor”.

Lady Chatterley flirtea en Tinder o cómo crear literatura con bots 1

Libby Heaney durante el taller Bots conversacionales amorosos y twitteratura | Foto: ©CCCB, Carlos Cazurro, 2019

Mientras estudiaba física cuántica y programación, Heaney se dio cuenta de que no existían discursos críticos en el área académica y científica que demostraran cómo los nuevos desarrollos tecnológicos estaban cambiando nuestra sociedad: “al final todo esto es un arma y los científicos y los desarrolladores no se dan cuenta de las consecuencias, incluida yo, quizás porque no tenemos el tiempo entre papers y papers para reflexionar demasiado sobre esto en la academia”. Sin embargo, como artista decidió alejarse de la falta de tiempo y empezó a reflexionar acerca del impacto social y político de la tecnología, como ha hecho, por ejemplo, Helen Heston con el xenofeminismo.

Para Heaney, el arte tiene un poder diferente porque puede comunicar mensajes desde la experimentación con la obra y los sentimientos que produce, a diferencia de una conferencia; por eso su obra interpela directamente la imagen del amor actual y el cambio en las relaciones debido al impacto de la tecnología, tanto a nivel personal como colectivo.

“Quería analizar cómo se codificaban los diferentes comportamientos alrededor del amor en la actualidad, por ejemplo, para que el amor sea verdadero debes enviar miles de mensajes a tu pareja o a la persona que amas” afirma la artista que no ve en estas acciones algo desagradable o criticable. Sin embargo, es el modelo que se está imponiendo para determinar si una relación es verdadera o no. De la misma forma, plataformas como Tinder están creando nuevos comportamientos, qué y cómo nos mostramos ante el otro.

Heaney asegura que también hay un cambio en nuestra vida personal: “hay veces que tenemos más intimidad con nuestros dispositivos que con nuestras parejas o con nuestros amigos, pasamos más tiempo viendo una pantalla que hablando con ellos directamente”. Afirma, además, que si bien las plataformas incrementan la posibilidad de encontrar pareja o de tener relaciones sexuales, han transformado la idea del amor, al generar la falsa creencia de poder cambiar de pareja cuando queramos con una simple elección al alcance del dedo. “Es como estar en un supermercado. Tinder es esencialmente, una plataforma de publicidad” afirma Heany.

Cómo un bot engañó a Tinder e hizo una nueva novela

El proyecto de Libby Heany, Lady Chatterley’s Tinderbot, es una pieza artística que puede visualizarse en una pantalla táctil interactiva donde se pueden leer diferentes conversaciones entre usuarios de Tinder y un bot de inteligencia artificial que se hace pasar por personajes de la novela románticaEl amante de Lady Chatterley. El bot es capaz de reconocer el género de quienes preguntan y únicamente da respuestas utilizando fragmentos de la obra de D. H. Lawrence.

-¿Cómo pudiste hacer este bot y acceder a los datos de Tinder?

-Fue un intercambio con un programador de Canadá que ya había realizado bots para Tinder y, a cambio de algunas respuestas de física cuántica, me dio acceso a la API que había creado y que no sé como logró construir.

Proyectos como el de Heany representan un problema para Tinder. Aunque no lograra acceder más allá de la API, ni entender el algoritmo, sus bots están cancelados desde hace 8 meses, posiblemente, por haber descubierto que no tenían patrones humanos: “Generar bots es muy fácil para los hackers, por eso es un problema para Tinder o para el resto de plataformas; veo bots constantemente en Facebook, Instagram”.

Lady Chatterley flirtea en Tinder o cómo crear literatura con bots

Parte del proyecto “Lady Chatterley’s Tinderbot” | Imagen vía http://libbyheaney.co.uk

La respuesta de Heaney abre una interrogante: ¿hasta qué punto estamos interactuando con un usuario real o falso? Esta pregunta, a su vez, conduce a otras: ¿En qué punto se volverá aceptable que existan bots en plataformas como Tinder? ¿Crearemos bots que se enamoren en Tinder para, posteriormente, aceptar a las personas que están detrás de ese bot y comprobar si, en la realidad, nos enamoramos de ellas? Como en la película Her de Spike Jonze, Heany cree que en el futuro no habrá distinción, será posible el amor entre humanos y las inteligencias artificiales.

Horas después, en el festival, durante su taller Bots conversacionales amorosos y twitteratura, Heany me comenta que no debemos tener miedo a un bot, solo falta hacerle una pregunta sin sentido para confirmar que no es un usuario real. Hagan la prueba, pregúntenle a cualquier asistente con inteligencia artificial: Siri, Alexa o al asistente de Google.

Lady Chatterley flirtea en Tinder o cómo crear literatura con bots 4

Imagen: Ariana Basciani

¿Podemos hacer literatura con bots?

El proyecto de Heany nos confirma que las nuevas tecnologías pueden ser críticas con la misma herramienta y pueden deconstruir narraciones creadas en formato libro. “Uso el lenguaje en mi obra como materia para construir significado. Entiendo que la literatura se puede expandir de muchas formas. Al igual que la pintura, desde Duchamp, se ha preguntado qué es el arte, tal vez, en la literatura, la tecnología es una nueva herramienta para ampliar los horizontes de creación” afirma Heany.

Su proyecto Lady Chatterley’s Tinderbot, no es solo una instalación. Es posible consultarlo en formato libro y leer las conversaciones entre lo usuarios de Tinder y las respuestas del bot. Lady Chatterley’s Tinderbot visibiliza cómo la reconstrucción puede crear nuevas narrativas en diferentes soportes. Su creación no es algo novedoso, existen los chatbots para dar soporte al cliente, sin embargo, ella ha ido más allá al romper el código amoroso en una novela a través de un bot.

Este tipo de creación está al alcance de cualquiera, por eso Libby Heany ha enseñado el proceso durante su taller en Kosmopolis donde los participantes hemos intentando desestructurar cualquier novela donde haya una temática amorosa, al revisar y decodificar los códigos amorosos de los personajes, cambiándolos para producir nuevas conversaciones entre el autor y el lector.

Lady Chatterley flirtea en Tinder o cómo crear literatura con bots 2

El amante de Lady Chatterley vs. Lady Chatterley’s Tinderbot en su versión libro | Imagen vía http://libbyheaney.co.uk

Quizás lo más difícil de cambiar las lecturas y creaciones de formato libro a formato digital –esto no tiene que ver con ebooks- es la habilidad de programar un código, conocimiento que no todo el mundo entiende; sin embargo, hay herramientas para poder hacerlo a través de interfaces amigables con usuarios que no son programadores o no entienden de lenguaje HTML.

“Imagina que en el futuro vas a una librería e interactúas con obras de arte y luego hablas con unos bots, esto es meta arte y escritura experimental digital. La pregunta que surge es que cómo vamos a integrar esto en la industria” comenta la artista. Quizás todavía no hemos entendido cómo integrar estos soportes a la literatura porque es algo nuevo; pero sigue siendo lo mismo, una historia contada a través de un soporte diferente.

En el futuro, se podrá crear una historia totalmente nueva desde la plataforma o colaborar con la plataforma para ser coautores de una obra o sencillamente, dar las instrucciones, las ideas y que una plataforma de inteligencia artificial genere una posible narrativa que se convierta en una novela. La unión de humanos e inteligencias artificiales está a la vuelta de la esquina, o mejor dicho, ya está aquí, lo que falta es voltear la mirada hacia ese lado.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.