El movimiento español contra la gestación subrogada recibe apoyo internacional

Política y conflictos

El movimiento español contra la gestación subrogada recibe apoyo internacional
Foto: John Looy

Casi 90 organizaciones feministas de 17 países se han sumado al movimiento con el que la Red Estatal Contra el Alquiler de Vientres (Recav) pide a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a los Gobiernos de todo el mundo que prohíban la gestación subrogada (también llamada alquiler de vientres), informa Efe. En concreto, son 89 las organizaciones internacionales que se han sumado a las 134 españolas que ya han exigido que se acabe con esta práctica que supone, en palabras de Recav, «una grave violación de los derechos humanos y la dignidad de las mujeres y los menores, una forma de explotación reproductiva de las mujeres y convierte a los recién nacidos en objeto de transacción contractual y comercial».

En pocos días se han adherido a la petición de Recav organizaciones de 17 países: Francia (28), Argentina (28), Reino Unido (seis), Suecia (seis), México (tres), Italia (tres), Australia (tres), Estados Unidos (dos), India (dos), Bélgica, Alemania, Holanda, Canadá, Tailandia, Camboya, Perú y República Dominicana (una organización procedente de cada uno de estos estados). «Pedimos a todos los jefes de Estado y de Gobierno participantes en la 73 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas -que se celebra esta semana- que se pronuncien públicamente a favor de los derechos humanos de las mujeres y de la infancia y por la prohibición global del alquiler de vientres», indican las organizaciones en un comunicado.

A juicio de Recav, la ONU y dos de sus agencias (el Fondo de Población de Naciones Unidas y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos) están intentando «influir a Gobiernos de todo el mundo, especialmente de países en desarrollo, para la legalización del alquiler de vientres». Las organizaciones firmantes quieren que los Gobiernos impulsen las medidas necesarias para perseguir e impedir la gestación subrogada a nivel nacional e internacional, así como que ilegalicen las agencias, clínicas y todos los negocios de la industria del alquiler de vientres.