La Constituyente adelanta las presidenciales para antes del 30 de abril y ratifica a Maduro como candidato

Política y conflictos

La Constituyente adelanta las presidenciales para antes del 30 de abril y ratifica a Maduro como candidato
Foto: Carlos Garcia Rawlins| Reuters

La todopoderosa Asamblea Nacional Constituyente (ANC) impuesta por el Ejecutivo ha convocado para antes del 30 de abril la fecha para las elecciones presidenciales de Venezuela en un decreto que será enviado a la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, ha anunciado el número dos del chavismo Diosdado Cabello en una sesión especial por el 23 de enero, aniversario de los 60 años del movimiento cívico-militar derrocó al gobierno del dictador Marcos Pérez Jiménez.

La ANC «acuerda convocar para el primer cuatrimestre del año 2018 el proceso electoral (…). Antes del 30 abril debe haber elecciones en Venezuela para escoger al presidente de la República», ha dicho el constituyentista al leer el decreto que propuso y fue aprobado de forma unánime.

Los comicios estaban previstos para fin de año, pero analistas y opositores advertían que el Gobierno los adelantaría para aprovechar la crisis de credibilidad y divisiones que sufre la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

«Para el gobierno tiene toda la lógica adelantar la elección, primero porque se enfrenta a un año muy complicado económicamente y segundo porque está tratando de agarrar a la oposición en un momento de mucha desarticulación», ha declarado el analista Benigno Alarcón para Afp. Aunque Maduro no lo ha anunciado personalmente, Cabello ha confirmado que Nicolás Maduro será el candidato del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

«Nosotros no vamos a tener problema, tenemos un solo candidato para continuar con la revolución», ha manifestado, mientras el plenario coreaba: «Nicolás, Nicolás». Maduro, quien asumió el poder en abril de 2013 -un mes después de la muerte de Hugo Chávez-, enfrenta una impopularidad de alrededor del 70% debido a la fuerte crisis económica que abate al país petrolero con escasez de alimentos y medicinas, e hiperinflación.

Poco después el presidente venezolano, se declaró «a la orden» para lanzar su candidatura a la reelección. «Soy un humilde trabajador, un humilde hombre de pueblo. Si el Partido Socialista Unido de Venezuela (…) cree que debo ser el candidato presidencial de los sectores revolucionarios (…), yo estoy a la orden», ha expresado a la prensa antes de encabezar un mitin en Caracas.

«A sanciones… elecciones»

«Nosotros vamos a vencer unidos», ha agregado Cabello, quien aseguró que será el CNE -acusado por la oposición de servir al gobierno-, el que fijará la fecha exacta de las elecciones.

El asambleísta ha justificado la propuesta de adelantar el proceso electoral como respuesta a las sanciones impuestas contra Venezuela y varios de sus funcionarios por parte de Estados Unidos y la Unión Europea, según él con el objetivo de «procurar el cambio de gobierno».

«Si el mundo quiere aplicar sanciones, nosotros aplicaremos elecciones (…) Poderes imperiales y poderes fácticos han desatado una campaña sistemática y de odio contra Venezuela», ha agregado el dirigente chavista, desde la tribuna del hemiciclo parlamentario.

El lunes, la Unión Europea aprobó sanciones contra siete altos funcionarios venezolanos, entre ellos Cabello, lo que el Gobierno calificó de un «golpe al diálogo» que ha mantenido desde el 1 de diciembre con la MUD en República Dominicana.

Al justificar su propuesta, Cabello también argumentó que la oposición se «retiró» del diálogo con «excusas fútiles», dijo al referirse a la ausencia de la MUD en la cuarta ronda que estaba prevista para el pasado jueves, y a la cual faltó señalando que no iban a acudir cancilleres facilitadores.

Pese a la impopularidad de Maduro, la oposición, que quedó maltrecha tras las violentas protestas que lideró contra el presidente entre abril y julio de 2017 -con saldo de unos 125 muertos-, no la tiene fácil para participar en los comicios.

«Hoy, mañana, pasado, la única gran verdad es que a este Gobierno y su cúpula lo aborrece la inmensa mayoría de los venezolanos! Si se libera el derecho que tiene nuestro Pueblo a decidir se van! (…). Unidad para recuperar la democracia!», ha escrito el excandidato presidencial Henrique Capriles en su cuenta de Twitter.

Por otra parte, la Constituyente, considerada «ilegítima» por la MUD y desconocida por parte de la comunidad internacional, ordenó a esa coalición y a sus principales partidos que la integran, reinscribirse ante el CNE por haberse marginado de las elecciones de alcaldes del 10 de diciembre.

Los partidos Primero Justicia, de Capriles; Voluntad Popular, del líder Leopoldo López, y Acción Democrática, del veterano exjefe parlamentario Henry Ramos Allup, denunciaron irregularidades en los comicios de gobernadores del 15 de octubre, por lo que no asistieron a las municipales. En ambas votaciones arrasó el chavismo.

Para reinscribirse, deben llevar al CNE las firmas de personas que representen 0,5% de los inscritos en el Registro Electoral en al menos 12 estados, según la ley. Unas 19 millones de personas están registradas para votar en todo el país.

Pero además, la MUD no tiene un dirigente que entusiasme a sus seguidores. Sus principales líderes, Capriles, y López -bajo arresto domiciliario-, no pueden participar pues están inhabilitados políticamente. En medio del anuncio de adelantamiento de los comicios, Ramos Allup aseguró que la oposición está «en capacidad de elegir en primarias un candidato en cuatro o cinco semanas».