The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Marruecos

Marruecos archiva la causa contra Helena Maleno, acusada de tráfico de personas por ayudar a migrantes

The Objective
Foto: ALVARO BARRIENTOS | AP

El tribunal de Marruecos que investigaba la causa contra la defensora de los derechos humanos Helena Maleno, acusada de un delito de tráfico de personas por ayudar a los migrantes con las llamadas a Salvamento Marítimo que hace para alertar de las vidas en peligro en el mar, ha archivado la causa, según ha anunciado en su cuenta de Twitter.

Esta decisión judicial sigue la línea de la del juzgado de instrucción, que ya archivó el 12 de diciembre de 2018 la causa contra la activista. Ahora, tras la vista de apelación, el tribunal ha confirmado esta decisión y ha indicado que “no existen indicios de delito”.

“Hoy estoy contenta porque se ha hecho justicia en este que también es mi país”, ha dicho Maleno en un vídeo publicado en Twitter. Sin embargo, ha denunciado que “son momentos muy duros para las defensoras de derechos humanos, que estamos siendo perseguidas y criminalizadas”.

Maleno era investigada por un presunto delito de tráfico de seres humanos y favorecimiento de la inmigración ilegal por su labor de auxilio a migrantes a bordo de pateras en el
Mediterráneo Occidental. En 2012, la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental (Ucrif) de la Policía española inició una investigación que buscaba relacionar las llamadas de Maleno a los servicios de rescate con las mafias de tráfico de personas.

Ahora, aunque afirma estar contenta por la decisión judicial, Maleno afirma que sabe “que esto no termina aquí y que es un contexto muy complicado”, y denuncia que “durante estos seis años de investigación, muchos de mis derechos se han visto vulnerados” y que “esto ha dejado marcas muy profundas en mi alma y en mi cuerpo”.

En el vídeo, Maleno agradece a todos aquellos que la han apoyado durante estos años de investigación y aprovecha para “pedir justicia para todas las compañeras que están siendo en este momento perseguidas y criminalizadas”.

“Defender el derecho a la vida no es un delito”, concluye.