Nicaragua autoriza la visita de CIDH para observar la situación de los derechos humanos en las protestas

Lifestyle

Nicaragua autoriza la visita de CIDH para observar la situación de los derechos humanos en las protestas

El Gobierno de Nicaragua ha autorizado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) realizar una visita de trabajo para observar la situación de los derechos humanos en el país, que se encuentra sumido en una crisis en medio de protestas que se ha cobrado la vida de más de 50 personas. El Gobierno ha dado la información a través de una carta remitida este domingo por el canciller nicaragüense, Denis Moncada, al secretario ejecutivo de esa comisión, Paulo Abrao, y divulgada este lunes.

«El Gobierno de la República de Nicaragua expresa su anuencia para que en el menor tiempo posible la comisión realice dicha visita de trabajo», con el objeto de observar desde el terreno la situación de los Derechos Humanos en Nicaragua «en el contexto de los sucesos del 18 de abril» pasado a la fecha, ha indicado el Ejecutivo nicaragüense en el escrito.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha publicado en su cuenta de Twitter la carta del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, en la que acepta la petición de la CIDH de hacer una visita al país para entrevistarse con miembros del Gobierno y la sociedad civil.

 

El Ejército toma distancia de Ortega

El Ejército de Nicaragua ha tomado distancia este sábado del presidente Daniel Ortega al asegurar que “no reprimirá” a la población que se manifiesta en su contra, dijo el portavoz del Ejército.

“No tenemos por qué reprimir” a la población que se manifiesta en las calles. “Creemos que el diálogo es la solución” para resolver la actual crisis, dijo el portavoz del cuerpo castrense, coronel Manuel Guevara.

La institución militar emitió el comunicado tras una jornada en la que en más de 10 ciudades de Nicaragua se registraron batallas campales entre la población y la Policía Nacional, esta última reforzada por la oficialista Juventud Sandinista y las fuerzas de choque afines al Gobierno o «turbas».

En la ciudad de Masaya, a 32 kilómetros al sureste de Managua, el enfrentamiento duró más de 14 horas y dejó dos muertos.

Denuncias sobre «intenciones de exterminio»

Por su parte, el opositor Frente Amplio por la Democracia (FAD) de Nicaragua ha denunciado las «intenciones de exterminio» contra los manifestantes y ha calificado de desmedido «el odio del régimen ante un pueblo sublevado cívicamente», tras la violenta jornada del sábado, día en que Nicaragua cumplió más de 25 días de una crisis, causada por multitudinarias manifestaciones a favor y en contra de Ortega, que empezaron con protestas en rechazo a unas reformas a la seguridad social y que continuaron debido a las víctimas mortales de los actos de represión.