Puigdemont presenta la Hacienda catalana para la independencia

Futuro

Puigdemont presenta la Hacienda catalana para la independencia
Foto: ALBERT GEA| Reuters

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha presentado el despliegue de la Agència Tributària de Catalunya (ATC), un pequeño organismo que fue reforzado en los últimos meses de cara a una hipotética secesión que espera lograr luego del referéndum del 1 de octubre.

Junto al vicepresident y conseller d’Economia, Oriol Junqueras, ha señalado que la Hacienda catalana está “preparada” para el separatismo.

«Hoy ponemos las estructuras necesarias para que Cataluña esté preparada para hacer posible la voluntad que expresen los catalanes en el referéndum del 1 de octubre», ha afirmado Puigdemont en rueda de prensa.

Fue detallado que Cataluña contará con un total de 32 oficinas además de 161 ventanillas únicas, unas 800 personas y programas informáticos de gestión -Gaudí y Espriu- que configurarán el fisco catalán.

A través de este, la Generalitat podrá cobrar los impuestos cedidos así como la recaudación ejecutiva -desde multas de tráfico o impuestos patrimoniales- que hasta ahora subcontrata a la Hacienda española por un precio de 35 millones de euros.

Asimismo, tramitará unos 2.500 millones en impuestos estatales generados por el sector público catalán.

“La ATC nace con voluntad de transparencia y colaboración. Queremos la responsabilidad, estamos enamorados de la responsabilidad”, ha sostenido Junqueras.

El anuncio del Govern sucede a pocos menos de un mes del 1-O. “A nadie se le escapa que ponemos en marcha las estructuras necesarias para poder cumplir la voluntad que expresen los catalanes, es la mejor garantía de un país normal”, ha dicho Puigdemont.

Después de los detalles de Lluís Salvadó, secretario de Hisenda del Govern, y Eduard Vilà, director de la ATC, Junqueras ha asegurado que el sistema de tributos tiene capacidad de gestionar un potencial de unos 42 mil millones de euros, una cantidad que multiplica por 15 la recaudación actual.

El miércoles el Parlament, de mayoría independentista, debería aprobar una ley para regular el referéndum, que será convocado inmediatamente después por parte del gobierno catalán.