The Objective
Publicidad
Sociedad

Amnistía Internacional denuncia que no se investigue la actuación en residencias durante la pandemia

Más de 35.000 personas murieron en centros de mayores durante la crisis sanitaria

Amnistía Internacional denuncia que no se investigue la actuación en residencias durante la pandemia

Protesta de Amnistía Internacional por la falta de investigación de muertes en residencias.|Gustavo Valiente (Europa Press)

Una furgoneta de Amnistía Internacional con el lema ‘Las familias tienen derecho a conocer la verdad‘ circulará por los alrededores del Congreso de los Diputados y por las calles del centro de Madrid proyectando unos vídeos con mensajes en los que se exige «acabar con la impunidad que rodea a lo sucedido en las residencias de personas mayores» durante la pandemia.

La entidad ha puesto en marcha esta iniciativa para denunciar que hasta el momento ningún grupo parlamentario de la Comisión de Derechos Sociales del Congreso se ha sumado a su petición de crear una Comisión de la Verdad en el Congreso, después de que más de 35.000 personas mayores murieran en residencias durante la crisis sanitaria.

Amnistía Internacional documentó, en una investigación llevada a cabo en diciembre de 2020, que las personas mayores, durante la primera ola de la pandemia, vieron vulnerados su derecho a la salud, a la vida, a la no discriminación, a la vida privada y a una muerte digna. Y, a pesar de la gravedad de los hechos, la organización ha denunciado cómo 9 de cada diez investigaciones penales de Fiscalía han sido archivadas.

«No se ha escuchado a las familias, no se ha investigado lo suficiente sobre por qué no se derivó a las personas mayores a los hospitales, y se han obstaculizado las pocas comisiones de investigación abiertas», ha apuntado el director de la organización en España, Esteban Beltrán.

Aún a tiempo

A su juicio, «no se asume que fue una masiva violación de derechos humanos» sino que «las autoridades estatales y de las comunidades autónomas se pasan la patata caliente para eludir responsabilidades».

«Es difícil construir en estas condiciones un nuevo modelo residencial que respete los derechos humanos de las personas mayores. Pero aún estamos a tiempo de que las familias accedan a verdad y justicia: esperemos que los grupos parlamentarios rectifiquen», ha apuntado Beltrán.

Tras la denuncia pública presentada por Amnistía Internacional, la Fiscalía General del Estado ha realizado una solicitud adicional de información a las Fiscalías Territoriales de Madrid, Cataluña y Castilla la Mancha, según ha informado la entidad.

Ante esta situación, Amnistía Internacional espera que este sea un «primer paso para un re-examen en profundidad de todos los casos archivados, que pueda dar lugar a la reapertura de aquellos en los que no se ha investigado de forma exhaustiva lo sucedido».

Nuevo modelo residencial, pendiente

Por otra parte, la organización ha valorado positivamente que el último borrador discutido entre Gobierno y comunidades autónomas de febrero de 2022 sobre el nuevo modelo residencial establezca unos criterios comunes respecto a los ámbitos de recursos materiales y equipamientos; recursos humanos; aseguramiento de la dignidad de trato y del ejercicio de derechos de las personas usuarias; así como que incorpore criterios e indicadores medibles en relación con las inspecciones, como, por ejemplo, un ratio mínimo de un inspector/a por cada 25 centros de atención residencial.

Además, señala que el último borrador incorpora un apartado sobre formación continua del personal de cuidados, que incluye formación sobre los derechos humanos de las personas mayores y personas con discapacidad, aplicación de utilización de EPIs y programas de inclusión de perspectiva de género, tal y como Amnistía Internacional había recomendado.

Sin embargo, la organización considera que el documento no concreta de forma clara indicadores específicos sobre la participación de las familias en situaciones de fuerza mayor o crisis como la vivida durante pandemia para evitar, en lo posible, medidas de confinamiento y restricción de derechos, garantizando, entre otros, el contacto regular entre los y las residentes y las familias y allegados.

Sobre la coordinación con los servicios de asistencia sanitaria del sistema público de salud, al entidad considera que es necesario que se especifique que las decisiones médicas se basarán siempre y únicamente en evaluaciones clínicas individualizadas y criterios éticos sobre la mejor evidencia científica disponible; que las instrucciones y los criterios para decidir la derivación de personas mayores de residencias a centros hospitalarios en ningún caso incluirán criterios discriminatorios en el acceso a la atención sanitaria.

Ratios

Por otro lado, las ratios de personal deben garantizar criterios y mecanismos para adecuar las plantillas de personal de residencias a las necesidades reales de atención de las personas dependientes. Amnistía Internacional respalda en este sentido las peticiones relativas al modelo residencial de las organizaciones pertenecientes a la mesa de diálogo civil.

A su juicio, el nuevo modelo residencial debe estar dotado de recursos suficientes que permitan una adecuada implementación a las Comunidades Autónomas, y dar cumplimiento de manera efectiva a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, así como priorizar en la asignación de recursos la inversión en la atención primaria, reforzando así su capacidad de asistencia, a través de la contratación de más recursos humanos y medios materiales.

Además, consideran que es necesario que se especifique cómo van a acordar un procedimiento unificado para recoger y proporcionar datos a nivel autonómico y estatal sobre las personas mayores en residencias con un registro por género, edad, y discapacidad de los mismos.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D