The Objective
Publicidad
Sociedad

Esta es la relación entre la vitamina D y el riesgo de padecer cáncer

Además de tomando el sol, hay ciertos alimentos y suplementos que pueden ayudar a obtener la cantidad necesaria para el organismo

Esta es la relación entre la vitamina D y el riesgo de padecer cáncer

Una chica tomando el sol | Faruk Tokluoğlu (Unsplash)

La Universidad de del Este de Finlandia y el Hospital Universitario de Kuopio han llevado a cabo un estudio que brinda nuevas certezas sobre el papel de la vitamina D en la prevención del cáncer. La investigación está publicada en la web Melanoma Research.

 Medical News Today destaca que la principal conclusión derivada del trabajo: las personas que tomaban suplementos de vitamina D con regularidad tenían menos probabilidades de padecer melanoma que aquellas que no consumían estos complejos vitamínicos. Este tipo de cáncer afecta a la piel y es bastante frecuente.

Para llevar a cabo el ensayo contaron con 498 adultos finlandeses, hombres y mujeres, que tuvieran entre 21 y 79 años. Un grupo de médicos dermatólogos fueron los encargados de seleccionar el grupo, basándose en su alto riesgo de presentar cáncer de piel (como el melanoma, carcinoma de células escamosas o de células basales).

Además, realizaron tres grupos entre los participantes, según la regularidad con la que tomen los suplementos mencionados: no uso, uso ocasional o uso regular. Después de esto, buscaron determinar si este tipo de complejos estaba relacionado con los niveles sanguíneos más altos de vitamina D, conocida como calcidiol sérico o 25-hidroxi-vitamina D3. Esta es la «forma de almacenamiento» de la vitamina D en el cuerpo.

En base a los resultados que obtuvieron, el doctor y profesor de farmacia en la Universidad Estatal de Oregón Arup K. Indra, quien no participó en el estudio, sugirió que la vitamina D podría proteger contra el estrés oxidativo y el daño del ADN, que están asociados con el riesgo de cáncer. Además, también expresó que este nutriente «puede estar involucrado en la modulación inmunológica».

La vitamina D necesaria en el organismo

Aparte del reciente descubrimiento, la vitamina D también es necesaria porque ayuda en la absorción del calcio y es una pieza clave para el sistema nervioso, muscular e inmunitario. La cantidad de vitamina D que necesita cada persona depende de la edad:

  • Nacimiento hasta 12 meses: 400 Unidad Internacional
  • Niños entre uno y 13 años: 600 UI
  • Adolescentes entre 14 y 18 años: 600 UI
  • Adultos de 19 a 70 años: 600 UI
  • Adultos mayores de 71 años: 800 UI
  • Mujeres embarazadas y lactando: 600 UI

Formas de obtener la vitamina D en invierno

Champiñones cortados.
Champiñones cortados. Foto: Pixabay

En verano es más fácil exponerse al sol para obtener vitamina D (aunque hay que tener cuidado de no sobreexponerse; entre 5 y 30 minutos es suficiente). Sin embargo, el invierno puede ser una época más difícil para conseguir la cantidad de vitamina necesaria. Estas son algunas maneras para conseguirlo:

  • Algunos tipos de pescado ayudan a ganar vitamina D

Los pescados grasos como el salmón, el atún, el bacalao, la caballa, las sardinas, el camarón, la tilapia o las vieiras son grandes aliados. El salmón noruego, además, es uno de los mejores ya que una ración normal de unos 150 gramos supone 15 microgramos (µg) de vitamina D. Otras buenas opciones son el aceite de hígado de bacalao, los huevos y la carne de res.

También hay alternativas para las personas veganas o vegetarianas: los champiñones, sobre todo si son silvestres. Esto es porque, según un estudio de investigadores finlandeses, los hongos que crecen al sol tienen mucha más vitamina D en comparación a los que lo hacen en la sombra, como los blancos.

  • Suplementos, siempre con recomendación médica

En caso de sufrir deficiencia de vitamina D, los suplementos pueden ser una buena opción para mejorar los niveles, pero siempre que los prescriba un médico. Estos cuentan con una gran variedad de formatos: polvos, pastillas, gotas, cápsulas blandas, caramelos masticables y aerosoles. Algo importante a tener en cuenta es que no hace falta tener deficiencia para tomarlos; la exposición solar no es suficiente y muchas personas necesitan suplementos nutricionales para llegar a los valores mínimos.

  • Alimentos fortificados

Además de aquellos alimentos que tienen la vitamina D ya integrada, también hay otros a los que fortifican añadiéndosela. Estos son algunos lácteos como la leche y el yogur, además de los cereales de desayuno, el zumo de naranja y las bebidas de soja. Para confirmar si tienen o no añadida esta vitamina basta con revisar la etiqueta antes de comprarlos.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D