The Objective
Publicidad
Tecnología

Elon Musk amenaza formalmente a Twitter con anular la compra por las cuentas falsas

El magnate ha advertido por carta de que se reserva el derecho «a no consumar la transacción» de 44.000 millones de dólares para adquirir la red social

Elon Musk amenaza formalmente a Twitter con anular la compra por las cuentas falsas

Pavlo Gonchar (EP)

La anunciada compra de Twitter por el hombre más rico del mundo, Elon Musk, sigue en el dique seco por las dudas de última hora del magnate sobre la cantidad usuarios reales que hay en la red social. Aunque el dueño de Tesla ya había expresado en público sus reticencias, este lunes ha dado un paso más acusando formalmente a Twitter de un «claro incumplimiento de sus obligaciones» en virtud del acuerdo de fusión.

En concreto, Musk asegura que la compañía que está en proceso de adquirir se ha negado a proporcionar los datos necesarios para que pueda hacer su propia evaluación interna de la cantidad de spam y cuentas falsas. En una carta remitida por sus abogados de Musk y publicada por la Comisión del Mercado de Valores (SEC) de Estados Unidos, el equipo legal del magnate advierte de que el comportamiento de Twitter hasta la fecha hace pensar a Musk que «se resiste activamente y frustra sus derechos de información en virtud del acuerdo de fusión».

En abril, Twitter aceptó la oferta de 44.000 millones de dólares de Musk para hacerse cargo de la empresa y sacarla de cotización. Como parte del acuerdo, renunció a la diligencia debida detallada que los compradores suelen realizar cuando se trata de adquisiciones tan grandes. A pesar de esto, el equipo legal del magnate asegura que Musk tiene derecho a los datos solicitados, sobre todo que pueda facilitar la financiación del trato.

De hecho, el fundador de Tesla ha alineado un grupo de hasta 19 inversionistas para respaldar su compra, y ha asegurado estar manteniendo conversaciones con otros accionistas actuales de Twitter, incluido el cofundador Jack Dorsey, para transferir su participación a la empresa privada.

«En cualquier caso, el señor Musk no está obligado a explicar su razón para solicitar los datos, ni a someterse a las nuevas condiciones que la empresa ha intentado imponer a su derecho contractual a los datos solicitados», asegura uno de los abogados del magnate, Mike Ringler, en declaraciones al Wall Street Journal. «En este punto, el señor Musk cree que Twitter se niega de manera transparente a cumplir con sus obligaciones en virtud del acuerdo de fusión», apunta.

Para los abogados del multimillonario sudafricano, se trata de «una clara violación material de las obligaciones de Twitter bajo el acuerdo de fusión y mi cliente se reserva todos los derechos resultantes, incluido su derecho a no consumar la transacción y su derecho a rescindir el acuerdo de fusión». En cualquier caso, el tira y afloja entre Musk y Twitter ya está teniendo un claro impacto en la empresa, cuyas acciones han caído este lunes otro 5% hasta alcanzar los 38,05 dólares en las operaciones matutinas; el trato en efectivo pactado con Musk tiene un precio de 54,20 dólares por acción.

A vueltas con los ‘bots’ y las cuentas de ‘spam’

El en centro de toda la polémica están las dudas de Musk con la forma que tiene Twitter de medir el porcentaje de usuarios falsos. La red social ya había reconocido en la documentación registrada ante la SEC que existían «desafíos inherentes al medir el uso y la participación» de la gran cantidad de cuentas totales de la red social en todo el mundo, añadiendo que las métricas pueden verse afectadas por los esfuerzos para reducir la actividad maliciosa en el servicio, incluido el ‘spam’, la automatización y las cuentas falsas.

En este sentido, la compañía explicaba que, tras una revisión interna de una muestra de cuentas, estimaba que el promedio de cuentas falsas o ‘spam’ durante el primer trimestre de 2022 «representó menos del 5%» de los usuarios mensuales activos en el trimestre. No obstante, Twitter admitía que dicha estimación de cuentas falsas o ‘spam’ «puede no representar con precisión la cantidad real de dichas cuentas», admitiendo que la cantidad real de cuentas falsas o ‘spam’ activas en la red social «podría ser más alta de lo estimado».

En la presentación de sus resultados del primer trimestre el pasado 28 de abril, Twitter reconoció un error por el que desde el primer trimestre de 2019 y hasta el cuarto trimestre de 2021 había sobreestimado el cálculo de sus usuarios diarios activos monetizables en casi dos millones de cuentas. En este sentido, Twitter explicó entonces que con el lanzamiento en marzo de 2019 de una función que permitía vincular varias cuentas separadas «se cometió un error en ese momento», de modo que las acciones realizadas a través de la cuenta principal dieron como resultado que todas las cuentas vinculadas se contaran como usuarios activos.

«Esto resultó en una sobreestimación de mDAU (usuarios activos diarios y monetizables) desde el primer trimestre de 2019 hasta el cuarto trimestre de 2021«, informó la empresa, que recortó esta cifra hasta los 214,7 millones, frente a los 216,6 millones inicialmente estimados. En concreto, la compañía había calculado un exceso de 1,5 millones de mDAU a nivel internacional, con 178,8 millones en vez de los reales 177,3 millones, mientras que en Estados Unidos había estimado un total de 37,8 millones de mDAU, frente a los 37,5 millones del dato actualizado tras subsanar el error.

Se trata de la segunda ocasión en la que Twitter admite un error de cálculo similar en una de las variables que más atentamente sigue el mercado, ya que en 2017 descubrió que había sobreestimado sus usuarios activos durante tres años.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D