Decenas de surcoreanos cruzan a Corea del Norte para reencontrarse con sus familias

Economía y capital

Decenas de surcoreanos cruzan a Corea del Norte para reencontrarse con sus familias
Foto: Kim Hong-Ji| Reuters

Corea del Norte y Corea del Sur han comenzado a celebrar las reuniones de familias separadas por la guerra civil (1950-1953), las primeras de este tipo que tienen lugar desde octubre de 2015, en plena etapa de acercamiento entre ambos países. Un grupo de 89 surcoreanos ha cruzado este lunes la frontera con destino a un hotel del monte Kumgang, en la costa suroriental norcoreana, donde se reencontrarán con familiares, a los que no han visto desde hace casi siete décadas, según el Ministerio de Unificación del Sur.

Decenas de surcoreanos cruzan a Corea del Norte para reencontrarse con sus familias

Un convoy de autobuses en los que viajan decenas de surcoreanos atraviesa la zona desmilitarizada de Corea. Foto: Ed Jones | AFP

Los participantes, que tienen en su mayoría entre 70 y 80 años –el de edad más avanzada es una anciana de 101 años–, podrán ver a sus familiares en seis sesiones a lo largo de tres días, que sumarán en total 11 horas de encuentros. Este es el primer grupo que forma parte de la nueva ronda de reuniones familiares que las dos Coreas mantendrán hasta el próximo domingo, y en las que participarán en torno a un centenar de familias de ambos países.

Decenas de surcoreanos cruzan la frontera para reencontrarse con su familia

Decenas de ancianos surcoreanos han cruzado la frontera entre las dos Coreas para reunirse con sus familiares. Foto: Kim Hong-Ji | Reuters

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, acordaron la celebración de las reuniones durante su histórica cumbre el pasado 27 de abril. Las dos Coreas han organizado 20 rondas de encuentros entre familiares separados en los últimos 18 años, en el marco de etapas de distensión entre estos dos países que continúan técnicamente en guerra, ya que el conflicto terminó con un armisticio y sin la firma de un tratado de paz. «No sé qué siento, si es positivo o negativo». «No sé si es real o un sueño», ha expresado Lee Keum-seom, de 92 años, que no ha visto a su hijo, de ahora 71 años, desde la guerra, según AFP.

El número de surcoreanos registrados para solicitar plaza en estas reuniones era de 132.124 el pasado mayo, de los cuales el 86% tiene al menos 70 años, aunque se cree que solo unos 57.000 siguen vivos, según Efe. En la cumbre celebrada en la frontera intercoreana, Jae-in y Jong-un también se comprometieron a trabajar para lograr la total desnuclearización de la península y para elaborar un texto que reemplace el alto el fuego multilateral, lo que incluye a Estados Unidos, que puso fin a la Guerra de Corea.