Un informe de la Guardia Civil implica por primera vez a Esperanza Aguirre en la trama Púnica

Mundo ethos

Un informe de la Guardia Civil implica por primera vez a Esperanza Aguirre en la trama Púnica
Foto: Andres Kudacki

La Guardia Civil ha implicado a la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre en la trama Púnica en un informe incorporado al sumario del caso el 25 de marzo, según han informado este viernes fuentes de la investigación a Efe.

El informe afirma que Aguirre participó en reuniones de altos cargos de su Gobierno en las que supuestamente se acordó favorecer a una empresa de publicidad que trabajó en sus campañas electorales de los años 2003 y 2007 con contratos públicos.

Este informe es el primer documento policial que implica a la expresidenta madrileña en la trama de corrupción, en la que están imputados sus dos hombres de confianza, Ignacio González y Francisco Granadoscuya condena de dos años de cárcel fue confirmada por el Tribunal Supremo en marzo.

Sin embargo, las fuentes consultadas por Efe afirman que en ningún momento los agentes de la Guardia Civil proponen la imputación de Aguirre en el caso Púnica.

El documento policial analiza exhaustivamente “las relaciones comerciales de la Comunidad de Madrid y otras administraciones públicas madrileñas” con las sociedades del empresario argentino Daniel Horacio Mercado.

El empresario, imputado tanto en el caso Púnica como en el sumario sobre la financiación irregular del PP balear de Jaume Matas, fue, según el informe de la Guardia Civil, el principal beneficiario de las supuestas irregularidades que cometió Aguirre con la publicidad institucional. El entramado de empresas de Mercado recibió contratos por un valor de más de 7,4 millones de euros.

Para beneficiar a Mercado, el Gobierno de Aguirre modificó varias leyes autonómicas para que cualquier adjudicación tuviese que obtener la “autorización previa” de la Vicepresidencia del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid, un puesto que en 2006 ocupaba Ignacio González, según detalla el diario El País, que ha adelantado la información.

Una vez modificadas las leyes, los agentes han concluido que se dieron “instrucciones precisas” a varios consejeros para que varias empresas del argentino fueran favorecidas con adjudicaciones.

Estas instrucciones salieron de varias reuniones en las que participaron Esperanza Aguirre, Ignacio González y Francisco Granados, así como otros cargos del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Aguirre, que ha negado haber participado en estas actividades, ha sido situada en las reuniones por Mercado y por el exconsejero de Sanidad Manuel Lamela. Mercado detalló que en los encuentros “se tramitó tácitamente que el esfuerzo que realizarían” sus empresas en las campañas electorales” sería recompensado mediante la adjudicación de contratos públicos”, según explica el informe.