Valencia despliega equipos de emergencia para la llegada de los migrantes del Aquarius

Mundo ethos

Valencia despliega equipos de emergencia para la llegada de los migrantes del Aquarius

Valencia ha empezado a desplegar equipos de respuesta inmediata de emergencias ante la llegada del Aquarius y otros dos barcos con 629 migrantes, que se espera que atraquen en el puerto el sábado de forma escalonada con intervalos de entre dos y tres horas para que dé tiempo a una primera asistencia sanitaria, psicológica y jurídica. Los gobiernos de Italia y Malta impidieron entrar al barco de la ONG SOS Méditerranée que había rescatado en el mar a las 629 personas a bordo.

La vicepresidenta del Gobierno central, Carmen Calvo, mantuvo una reunión el jueves con el president de la Generalitat, Ximo Puig, y con la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, para coordinar la acogida de los migrantes, con objeto de que tengan una atención «respetuosa y acogedora», sin representantes políticos.

Entre las principales preocupaciones está atender a los menores no acompañados, así como a los bebés y las mujeres que, según Calvo, hayan podido ser víctimas de abusos y tráfico de seres humanos.

Todos los migrantes serán atendidos de forma «individualizada» para determinar el estatus que les corresponde y para garantizar que se cumplirán los «protocolos» establecidos de acuerdo con «la legislación nacional e internacional«.

Algunos de los inmigrantes irán al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) y otros directamente a centros de ayuda humanitaria de políticas sociales, «dependiendo» de sus condiciones, y se estará «atentos a qué personas piden asilo».

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, tras haber asegurado que el tratamiento a los 629 migrantes será el mismo que el que se da a los que llegan en pateras, dijo al ser preguntado por este extremo tras un acto público celebrado en Ávila si podrían terminar en un CIE, que la ley «posibilita» un «trato específico» para casos como el de este buque y sus 629 refugiados.

Para el alcalde de Valencia, Joan Ribó, «se ha de modificar seriamente» la política de migración y de refugiados en la Unión Europea, porque «evidentemente no está dando resultado» y ha generado una actitud de «xenofobia» que, a su juicio, ha sido el «origen», en Malta e Italia, del problema de los refugiados del barco Aquarius.

En declaraciones a EFE, la portavoz de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Paloma Favieres, ha indicado que el asilo es uno de los derechos que asisten a las personas refugiadas, pero no a todos los inmigrantes; aunque dentro del Aquarius «habrá muchos» que sí reúnan los requisitos para acceder a ese estatuto, los que no lo hagan podrán ser amparados por otras vías de protección internacional.

Lo primero que tendrá que hacer España, ha añadido, es autorizar su entrada por razones humanitarias aunque no reúnan las condiciones establecidas en la Ley de Extranjería.

Cruz Roja tiene previsto el despliegue de varios Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE). Estos primeros equipos, integrados por más de 70 personas, ofrecerán atención sanitaria, psicosocial y bienes básicos, y en coordinación con la Generalitat valenciana también procederán a la identificación de menores no acompañados y de mujeres embarazadas o con niños de corta edad, que necesitarán especial apoyo y asesoramiento.

Desde el Aquarius se ha advertido de que las personas llegan en situación de extrema vulnerabilidad, con problemas de deshidratación, hipotermia y heridas causadas durante la travesía. Además, Cruz Roja buscará situaciones de riesgo especiales, como la identificación de posibles víctimas de trata de seres humanos o de necesidad de protección internacional.

La Dirección General de Política Lingüística y Gestión del Multilingüismo de la Conselleria de Educación ha creado una bolsa de intérpretes en inglés, francés y árabe, que supera las 800 personas, para atender y hacer acompañamiento lingüística a los inmigrantes.

Por su parte, la Consejería de Justicia ya prepara el dispositivo para la asistencia jurídica de cerca de un centenar de menores de edad no acompañados (mayores de 12 años), de los que hay 61 de entre 16 y 17 años y otros 28 de entre 13 y 15, que serán sometidos a pruebas forenses para determinar su edad durante los 10 días siguientes a su llegada para preservar sus derechos.

Además, el buque de rescate humanitario Proactiva Open Arms, atracado desde hace mes y medio en el puerto castellonense de Burriana y que finaliza estos días sus tareas de mantenimiento, hará labores de apoyo, escolta y acompañamiento a las embarcaciones que lleguen al puerto de Valencia con los migrantes del Aquarius y su personal de tierra se ha ofrecido para colaborar en las labores del resto de ONG.