Un estudio cuestiona el arte neandertal de tres cuevas españolas

Cultura

Un estudio cuestiona el arte neandertal de tres cuevas españolas
Foto: Edurne Castillo Prieto

Las pinturas rupestres de las cuevas de Ardales (Málaga), Maltravieso (Cáceres) y La Pasiega (Cantabria) no son tan antiguas como se creía, según un estudio publicado en la revista Science, que cuestiona que los neandertales sean los autores de estas manifestaciones de arte parietal.

Las pinturas de la cueva de Ardales se atribuían al Paleolítico Superior (hace unos 40.000 años), y los restos datados son unas manchas rojas en las estalactitas que podrían ser manifestaciones antrópicas de Homo sapiens; la de Maltravieso contiene manos en negativa y algunas manchas en rojo y en negro atribuidas al mismo periodo; y la de La Pasiega tiene una forma geométrica similar a un rectángulo, un dibujo abstracto que se había atribuido al Homo sapiens, hasta que recientemente un trabajo publicado en Science atribuyó este signo –y el arte de las otras dos cuevas– a los neandertales, una especie del género homo desaparecida hace 40.000 años.

El estudio, dirigido por el físico D.L. Hoffmann del Instituto Max Plank de Alemania, establecía que las pinturas de las tres cuevas tenían unos 64.000 años de antigüedad –unos 20.000 años antes de la llegada del Homo sapiens a Europa– y que, por tanto, debían ser neandertales.

El método Uranio-Torio no es 100% fiable en el caso de las tres pinturas

La nueva revisión del estudio ha explicado que la datación de Hoffmann se hizo con el método Uranio-Torio, que normalmente se usa en formaciones de calcita grandes, sobre todo en estalagmitas, «que se pueden diseccionar para analizar, experimentar y replicar resultados y que, por tanto, suelen ofrecer datos muy seguros», ha comentado a Efe Roberto Ontañón, autor principal de la revisión y director del Museo de Prehistoria y Arqueología (Mupac) y de las Cuevas Prehistóricas de Cantabria e investigador del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria.

Sin embargo, cuando la técnica se aplica en muestras pequeñas o costras muy finas de granitos de calcita, como es el caso de las tres pinturas, «es muy difícil tener fiabilidad en la muestra«. El estudio en el que ha participado Ontañón revisa los factores de corrección aplicados por Hoffmann y concluye que hay una elevada probabilidad de que las pinturas no sean tan antiguas como se estableció, «casi con total seguridad en La Pasiega y muy probablemente en Maltravieso», mientras que la fiabilidad en el caso de Ardales es mucho mayor, ha comunicado el investigador español.

«Creemos que, a la luz de estos datos, es precipitado decir que las pinturas son tan antiguas como para ser obra de neandertales y proponemos poner en cuarentena las fechas a la espera de que estudios más profundos aclaren las dudas», ha concluido Ontañón.