China lleva probando su vacuna en humanos desde julio

Sociedad

China lleva probando su vacuna en humanos desde julio
Foto: ALEKSANDAR PLAVEVSKI| EFE

China lleva probando desde el pasado mes de julio varias candidatas a vacunas contra la COVID-19 en personal médico y funcionarios para «casos de emergencia», ha afirmado el director del Departamento de Desarrollo de Ciencia y Tecnología de la Comisión Nacional de Sanidad, Zheng Zhongwei, a la televisión estatal CCTV.

Por qué te lo contamos: las investigaciones para lograr una vacuna efectiva y segura contra el coronavirus continúan avanzando en todo el mundo. China, uno de los países más activos en esta tarea, sigue anunciando progresos. A pesar de ello, ninguna vacuna ha superado los ensayos finales a gran escala que demuestran que es lo suficientemente segura y eficaz como para proteger a las personas.

En una entrevista con el medio, el funcionario ha asegurado que se ha estado inoculando a varios grupos, entre los que se encuentran personal médico y funcionarios de fronteras, «en conformidad con la ley».

«Se ha elegido a estos colectivos porque tienen más probabilidades de infectarse con el coronavirus. La mayoría de los casos que China registra ahora son importados, por lo que los funcionarios fronterizos son un grupo de alto riesgo», ha señalado Zheng. Sin embargo, no se ha especificado cuantas personas han recibido inyecciones ni qué vacunas han sido administradas de todas las que está desarrollando el país asiático.

Zheng, además, ha puntualizado que el programa de vacunación se ampliará a personas que trabajan en las industrias de transporte y los servicios o en mercados subterráneos para «crear una barrera de inmunidad».

En cuanto al precio de las vacunas, cuando estén listas a todo el público, Zheng ha explicado que serán «asequibles» e incluso a un valor «más bajo» que el anunciado la semana pasada por el presidente de la empresa estatal China National Biotec Group, Liu Jingzhen, de unos 121 euros.

Pruebas en humanos de otra vacuna

China también ha informado los inicios de las pruebas en seres humanos de una vacuna cultivada dentro de células de insectos. Según ha asegurado el Gobierno local de la ciudad de Chengdu, este método podría acelerar la producción a gran escala de un antídoto contra el coronavirus.

Las autoridades de esta localidad de China han explicado en un comunicado que esta vacuna había demostrado ser efectiva ante la enfermedad en los ensayos realizados con monos, sin causar ningún efecto secundario.