Los cibercriminales te robaron 150.000 millones de euros en 2017

Futuro

Los cibercriminales te robaron 150.000 millones de euros en 2017
Foto: Brian Snyder| Reuters

Los cibercriminales han robado a los usuarios de internet de todo el mundo en torno a 150.000 millones de euros y 24 horas –condensable en tres días laborales– de su tiempo en resolver los problemas derivados, según un informe publicado por la compañía de seguridad cibernética Norton que analiza el año 2017. En España se habrían registrado más de 16 millones de casos, lo que representa el 1,6% de los 978 millones que se habrían producido entre los 20 países que se integran en este estudio. En cifras económicas, los españoles afectados habrían perdido, en total, unos 1.700 millones de euros.

Los delitos más comunes corresponden generalmente a virus o fallas de seguridad que se han colado, por ejemplo, a través de nuestra cuenta de correo electrónico, fraudes con nuestra tarjeta de crédito y robos de contraseña. De acuerdo con el estudio, el 44% de los usuarios se han visto afectados por uno de estos delitos.

Norton resalta que los millennials son los que caen con mayor frecuencia en los engaños, ocupando el 35% de los casos. Le siguen los xennials, con el 26%. La generación Z, sin embargo, apenas representa el 4%. Asimismo, la compañía alerta de que la mayor parte de los usuarios no están haciendo un esfuerzo suficiente para protegerse en internet. Aquellas personas que comparten sus contraseñas por alguna vía en internet y aquellas que tienen una única contraseña para todas sus cuentas tienen el doble de posibilidades de ser hackeadas.

“La forma de actuar de los consumidores revela una despreocupación peligrosa: a pesar del flujo constante de ataques cibernéticos publicados por los medios, todavía hay demasiadas personas que se creen a salvo y que hacen caso omiso a las recomendaciones de seguridad básicas”, dice Nick Shaw, director general de Norton para Europa, Oriente Medio y África, en unas declaraciones recogidas por el diario The Guardian. «Esta despreocupación resalta la necesidad de que los usuarios hagan su parte para prevenir el cibercrimen”.