Cospedal renuncia a su escaño para "liberar al PP de cualquier ataque"

Mundo ethos

Cospedal renuncia a su escaño para "liberar al PP de cualquier ataque"
Foto: Partido Popular (PP)

La exsecretaria general del Partido Popular (PP) María Dolores de Cospedal ha comunicado este miércoles que abandona su escaño en el Congreso de los Diputados para «liberar al Partido Popular de cualquier ataque, por injustificado que sea», y ha asegurado que no ha hecho nada de lo que se sienta avergonzada.

El anuncio de Cospedal llega apenas dos días después de que comunicara su decisión de dejar el Comité Ejecutivo Nacional del partido por a raíz de una nueva entrega de audios del excomisario José Manuel Villarejo que grabó durante una reunión que ambos mantuvieron en 2009 en la sede nacional del partido, y a la que asistió también el marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro.

Cospedal, a través de un comunicado publicado en su cuenta de Twitter, ha pedido a sus compañeros del PP «que cierren filas ante las injusticias» y ha asegurado que se equivocó al pedir a su esposo, Ignacio López del Hierro, que ayudara en una interlocución que «no era fácil» con el excomisario José Manuel Villarejo.

Según dice, desde el último Congreso Nacional del PP en julio pasado, en el que fue elegido Pablo Casado presidente del partido, tenía decidido abandonar la política, lo que hubiera hecho «dentro de unos días» al término «de una transición ordenada de sus responsabilidades».

«Nunca pensé que lo fuera a hacer en un ambiente así (…) No he hecho nada de lo que me sienta avergonzada, pero después de reflexionarlo más he querido adelantar mi decisión unas fechas», asegura en el comunicado, después de admitir que, aunque ha cometido «muchos errores» en su vida, su interlocución con Villarejo hace nueve años «no es uno de ellos».

Su argumento para dejar ahora el escaño es que así libera al PP «de cualquier ataque, por injustificado que sea», sobre todo ante la inminencia de las elecciones andaluzas, y le deja «libre» de «denunciar» la situación que vive el país, con un presidente del Gobierno que lo es «gracias a los enemigos de España».

En la nota, en la que pide perdón a sus compañeros del PP de Castilla-La Mancha, sobre todo a los de Toledo, provincia por la que era diputada, Cospedal reitera su «absoluta tranquilidad de conciencia» ante lo que hizo, que fue, según ella, «escuchar y pedir aclaraciones» en su papel de secretaria general.

Insiste a este respecto en que su «obligación» era saber lo que estaba ocurriendo y procuró por todos los medios a su alcance, «dentro de los límites de la ley», conocer la problemática que vivía su partido, especialmente cuando empezaron a conocerse casos de corrupción vinculados a personas del PP.