The Objective
Publicidad
Economía

Sánchez Galán se encomienda a Brufau y Fainé para dejar atrás el 'caso Villarejo'

Florentino Pérez está personado en la causa como acusación particular contra la eléctrica

Sánchez Galán se encomienda a Brufau y Fainé para dejar atrás el 'caso Villarejo'

Los presidentes de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y de ACS, Florentino Pérez. | Erich Gordon (THE OBJECTIVE)

Iberdrola se encomienda a la desimputación de Repsol y CaixaBank en el caso Villarejo para que su presidente, Ignacio Sánchez Galán, deje de formar parte de la investigación tras ser acusado de delitos de cohecho activo, contra la intimidad y falsedad en documento mercantil.

En concreto, el juez Manuel García-Castellón, instructor en la Audiencia Nacional, desimputó en julio al presidente de la petrolera, Antonio Brufau, y al ex presidente del banco y ex vicepresidente de la energética, Isidro Fainé, tras negar sus representantes jurídicos en un interrogatorio cualquier participación de ambos —así como de las dos empresas— en la contratación de los servicios de Cenyt, el grupo empresarial del comisario jubilado José Manuel Villarejo.

De este modo, fuentes cercanas a Iberdrola señalan a THE OBJECTIVE que confían en que ocurra lo mismo con Sánchez Galán tras su declaración en la Audiencia Nacional. Este negó cualquier tipo de implicación en los quince encargos efectuados por la eléctrica entre 2004 y 2012 al ex policía. Además, aseguró que no solo no ordenó espiar a rivales empresariales como Florentino Pérez o Manuel Pizarro, sino que ha denunciado haber sido víctima de espionaje.

«Ni di órdenes, ni autoricé nada, ni conocía nada», dijo durante una comparecencia de más de dos horas en la que contestó a las preguntas de la Fiscalía, de sus abogados y del juez Manuel García-Castellón. En este sentido, las mismas fuentes subrayaron que no entienden cómo se desimputó «casi en el acto» tanto a Brufau como a Fainé y que Sánchez Galán haya tenido que hacer del denominado ‘paseíllo’.

El auto de García-Castellón recogía buena parte de la defensa de Repsol y CaixaBank, que alegaron que solo contactaron con Cenyt para obtener de forma legal cualquier información sobre el acuerdo entre Pemex y Sacyr, pero nunca para recabar datos personales que pudieran suponer una vulneración de derechos. También afirmaron que la contratación fue transparente y rigurosa, y que se cumplió siempre con los estándares internos y de control de las empresas, según publicó El País.

«Se desprende que la contratación no recaía en el ámbito de control del presidente, sino en el de sus directores de Seguridad», recogía el auto de García-Castellón sobre Brufau y Fainé. De este modo, Iberdrola salió al paso el día que Sánchez Galán acudía ante el juez denunciando una «campaña sistemática de acoso» contra su presidente con el fin de «derribarlo» y que la compañía cambie de manos.

«Intento de erosionar»

La empresa con sede en Bilbao llegó a decir que el «único objetivo» de las acusaciones que pesan sobre el directivo es «hacerse con la multinacional dado su enorme valor internacional». Iberdrola no hizo referencia en ningún momento al presidente de ACS, Florentino Pérez, pero fuentes cercanas a Sánchez Galán apuntan a que todo corresponde a otro intento más del también presidente del Real Madrid de «erosionar» su imagen con el objetivo de tomar el control de Iberdrola.

La eléctrica pidió a finales del año pasado al Juzgado Central de Instrucción número 6 que dictara la expulsión de Florentino Pérez de la pieza separada 17 del denominado caso Tándem al considerar un uso abusivo de su posición como acusación. En su escrito, le acusó de utilizar su condición de perjudicado para realizar competencia desleal y sabotear operaciones de Iberdrola como la de PNM, en Nuevo México.

Pérez pidió la imputación de la matriz de la eléctrica por estar defendiendo a su más alto cargo, según adelantó El Confidencial. Fuentes de ACS consultadas por THE OBJECTIVE han preferido no pronunciarse. Desde Iberdrola muestran su sorpresa por la personación de Pérez contra Galán porque, en su opinión, no ha podido probar perjuicios, pero sí mostrar sus intereses. Argumentan así que este intentó hace más de una década hacerse con Iberdrola y que Sánchez Galán «lo paró». Asimismo, la compañía defiende que fue el excomisario el que intentó espiar a Iberdrola.

La ‘lucha’ entre Sánchez Galán y Pérez se remonta a 2005, cuando el segundo se hizo con una parte de Unión Fenosa —en manos del Banco Santander— para luego intentar una fusión con Iberdrola. Un año más tarde, ACS inició a comprar acciones de Iberdrola asegurando que contaba con el beneplácito del propio Sánchez Galán y llegó incluso a ser su máximo accionista y a pedir su entrada en el consejo, lo que incendió la relación entre ambos.

ACS intenta entrar en la junta

En 2010, ACS impugnó la decisión de la Junta de Iberdrola que no le permitió la entrada de un representante en el consejo de la eléctrica y en enero de 2011 un juzgado de Bilbao la desestimó por entender que ambas compañías son competidoras, un fallo que la constructora recurrió ante la Audiencia Provincial de Vizcaya. Un año más tarde ocurriría lo mismo y la justicia volvería a darle la razón a Iberdrola.

Fuentes cercanas a Sánchez Galán indican que la intención de Florentino Pérez correspondía a «trocear» la eléctrica para luego vender y obtener plusvalías. «Lo que está haciendo es un ‘efecto de lluvia fina’ para desgastar a Sánchez Galán y, posiblemente, está consiguiendo lo contrario», resaltan.

Las mimas fuentes expresan que Sánchez Galán se mantiene «fuerte» y que cuenta con el apoyo del consejo de administración. Iberdrola abonará el 1 de febrero un dividendo de 0,17 euros por acción a cuenta de los resultados de 2o21, lo que supone un 1,2% más frente al que pagó el año anterior, y que se completará con el pago complementario de julio.

Por otro lado, Iberdrola defiende que fue el excomisario José Manuel Villarejo quien intentó espiar a Iberdrola. Insisten también en que el asunto objeto de la causa es de 2004 y que, a su juicio, está «completamente caducado». «Al final del camino nunca habrá sentencia condenatoria. ¿Entonces para qué todo esto?», se preguntan desde el grupo, subrayando que se está hablando de un monto de 25.000 euros, una «cifra ridícula» si se compara, por ejemplo, con los 22.500 millones de euros de inversión que acaba de autorizarle el Reino Unido.

Golpe en EEUU

García Castellón sospecha que Sánchez Galán pudo participar junto con otros ex directivos en la contratación de Cenyt cuando Villarejo aún era miembro en activo del Cuerpo Nacional de Policía, que se manipularon las facturas generadas por esos servicios y que se tuvo acceso a datos reservados de las personas investigadas.

Esta pieza separada 17, relativa a Iberdrola, es una de las más de treinta que componen la macrocausa Tándem, donde se indaga en los muchos y variados negocios de Villarejo, que ya se ha sentado en el banquillo a causa de tres trabajos —’Iron’, ‘Land’ y ‘Pintor’— y por los que se enfrenta a más de cien años de cárcel.

Iberdrola considera que la compra de PNM Resources en EEUU se ha visto frustrada por el «devenir de las presentes diligencias previas». En su opinión, la decisión de los comisionados del regulador de Nuevo México estuvo «fuertemente influida por la existencia de la actual investigación penal». No obstante, no da por perdida la operación y ha extendido el contrato de fusión, suscrito a través de Avangrid —su filial estadounidense—, hasta el 20 de abril de 2023.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D