The Objective
Publicidad
Economía

Los ERTE de la pandemia se enquistan en 100.000 personas a menos de 10 días para su finalización

Escrivá anuncia que su anteproyecto para el ‘superfondo’ público de pensiones regresará al Consejo de Ministros el próximo martes, sin acuerdo con los agentes sociales

Los ERTE de la pandemia se enquistan en 100.000 personas a menos de 10 días para su finalización

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. |Europa Press.

El número de trabajadores afectados por los ERTE vinculados a la covid se ha enquistado en la cifra de 100.000 personas. No disminuyen de esa frontera desde hace más de dos meses. Y esto sucede cuando quedan menos de 10 días para su finalización o tránsito a otro régimen, el próximo 28 de febrero. 

A 17 de febrero, a partir de datos consultados por THE OBJECTIVE, la cifra de empleados en ERTE covid era de 104.363 personas, según el avance de afiliación hecho público este viernes por el ministro que encabeza el Departamento de Inclusión, Seguridad Social, y Migraciones, José Luis Escrivá.

Las agencias de viaje, el banco de pruebas

La extinción o transformación de esta modalidad de ERTE afecta con especial intensidad al sector de las agencias de viajes, con el 28% de su fuerza de trabajo afectada. De ahí que el Gobierno, ante las peticiones de las asociaciones del sector, prevea comenzar con este ramo el nuevo régimen de estos expedientes que sustituirá al de los ERTE ocasionados por la pandemia. 

La semana entrante, previsiblemente el lunes, se reanudarán los contactos del diálogo social para definir los nuevos mecanismos que suplirán al acuerdo social en defensa del empleo (ASDE).

En el ecuador del periodo transitorio

Por lo demás, y a partir de datos del 17 de febrero, la afiliación a la Seguridad Social habrá subido este mes en 20.000 cotizantes. De consolidarse este ritmo, el aumento medio del empleo volvería a niveles prepandemia. 

Pero aún es pronto para constatar esta tendencia, con mes y medio de muestra, ya que confluye con el comienzo de la vigencia de la reforma laboral, el pasado 1 de enero. Además, se encaja dentro de los tres meses de periodo transitorio previo a la implantación completa del nuevo régimen de la temporalidad y antes de que se defina cómo derivarán los ERTE de la pandemia.

Este nuevo régimen consiste en la contratación indefinida por defecto y en la derivación de las figuras temporales de contrato temporal a la del fijo-discontinuo. Es decir, a un contrato intermitente de carácter perdurable. 

Los datos de mitad de mes exhiben un alza del recurso a esta figura, al registrarse 20.000 afiliados más en esta modalidad que en ejercicios anteriores. 

Más contratos indefinidos

Mes y medio después de activarse la reforma laboral, el Gobierno detecta un alza de los contratos indefinidos. Una evidencia de que los empresarios se adelantan al nuevo modelo laboral que se les avecina, ante la incertidumbre que causa el proceso por el que se realice la conversión de contratos temporales ya firmados y en vigor hacia figuras indefinidas. 

El Gobierno celebra el hecho de que el impulso al contrato fijo-discontinuo haya rebajado en 10 puntos porcentuales los contratos de muy corta duración, al pasar de una media del 39,4% entre los años 2017 a 2020, al 29,5% en enero.

Por último, esta ganancia de vigor en el mercado laboral que los últimos meses venía apuntalando el empleo público, con más de 200.000 nuevos efectivos, ha permitido que la recaudación por cotización sociales suba un 8% en las primeras semanas del año. 

El ‘superfondo’ público de pensiones

Por otra parte, Escrivá anunció este viernes que el anteproyecto de ley para la creación de los fondos de pensiones de empleo volverá el próximo martes a Consejo de Ministros, tras serle introducidos cambios después de su presentación el pasado noviembre al Gabinete gubernamental. Escrivá considera que la norma ha mejorado sustancialmente con los cambios introducidos y quita hierro al hecho de que se haya modificado sin el visto bueno de los agentes sociales. 

Con el superfondo público, Escrivá busca impulsar el ahorro para la jubilación que practican al alimón trabajadores y empresas, conocido como segundo pilar, que en nuestro país tiene muy poco desarrollo. Salvo en el País Vasco, donde a través de las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV),un 48% de los asalariados están adscritos a este modelo, frente al 10% en el conjunto del país.

El ministro José Luis Escrivá destaca la «bajada significativa» observada en los ERTE implantados por el Ejecutivo tras la erupción del volcán en la isla de La Palma. El número actual es de 804 trabajadores, frente a los 1.386 de la primera quincena de diciembre, según los datos de la Seguridad Social. En el caso de los ERTE por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP), la tendencia ha sido descendente, con 13.644 personas en esta situación a 17 de febrero, frente a los 16.248 registrados en la primera quincena de diciembre. Por tipo de suspensión, 62.562 personas se encontraban en ERTE con suspensión total y 55.445 en suspensión parcial.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D