The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Unión Europea

El BCE alarma sobre la posibilidad de una crisis como la de 2008 si la UE no actúa con rapidez ante el coronavirus

The Objective
Última actualización: 11 Mar 2020, 12:15 pm CEST
Foto: Tolga Akmen | AP

Sin la acción rápida y coordinada de los líderes de la Unión Europea "nos veremos en un escenario similar al de la crisis financiera de 2008". La presidenta del Banco Central Europeo (BCE) Christine Lagarde, pudo decirlo más alto, pero no más claro. Estas fueron sus palabras de advertencia el pasado martes durante la cumbre de líderes de la UE celebrada por videoconferencia, según informa Bloomberg. 

Lagarde incidió en que, con una respuesta adecuada, el impacto económico del coronavirus en la economía europea podrá ser algo pasajero. Consecuente con esta advertencia, anunció que el BCE dará los primeros pasos antes de que acabe esta semana. Su advertencia llegó después de que la UE aprobase un paquete de 25.000 millones de euros de ayuda para combatir el coronavirus.

Inyección de liquidez para mantener las economías nacionales a flote 

Los analistas están considerando todas las herramientas, en particular aquellas que ofrecen vías de financiación "baratas" para asegurar que la liquidez y el crédito no se agoten, según un analista próximo al círculo de Lagarde contactado por Bloomberg, que prefiere mantener el anonimato.

La presidenta del BCE advirtió, sin embargo, de que cualquier medida que se tome solo podrá ser efectiva si cuenta con el apoyo de los Gobiernos, con que cada país asegure que los bancos seguirán dando préstamos a los negocioss en las zonas afectadas.

Se espera que el BCE rebaje los tipos de interés desde el próximo jueves. Esta medida ha sido tomada ya por el Banco de Inglaterra, que los ha reducido este miércoles del 75% al 25%. También por el Banco Central de Estados Unidos, que ya los redujo el pasado 3 de marzo.

Bajar los tipos de interés es una práctica muy habitual cuando la economía se daña. Es una forma de mejorar la capacidad de financiación de familias, empresas e incluso del Estado ya que hace que se abaraten los créditos. También tiene, sin embargo, algunas consecuencias negativas como una menor rentabilidad en los productos de ahorro–como depósitos bancarios– o la devaluación del euro frente a monedas extranjeras.

China, por su parte, volcó miles de millones de dólares al mercado para sostener la actividad y Alemania, Francia e Italia adoptaron planes de apoyo a sus empresas.

En España, Pedro Sánchez aseguró en una comparecencia el pasado martes que el Gobierno aportará todos los recursos para ayudar a la liquidez de las medianas y pequeñas empresas con líneas de crédito.