El Chicle niega el intento de rapto de una joven en Boiro: "Le pedí el móvil, solo eso"

General

El Chicle niega el intento de rapto de una joven en Boiro: "Le pedí el móvil, solo eso"
Foto: Lavandeira jr

José Enrique Abuín Gey, el Chicle, ha negado este miércoles que hubiese intentando raptar a una joven en Boiro (A Coruña) la noche del 25 de diciembre de 2017 y ha contado que únicamente intentó robarle el teléfono móvil.

«Cuando me dirigí al coche andando, me encontré con esta chica de frente y como necesitaba dinero le pedí el móvil, solo eso; no me quiso dar el móvil, forcejeamos y no recuerdo nada más», ha señalado en la primera sesión del juicio por este caso, que se celebra en Santiago de Compostela, y que ha comenzado con una hora de retraso sobre la hora prevista.

A preguntas del Ministerio Fiscal, Abuín Gey ha rechazado que intentase meter a la víctima en su coche, puesto que, según su versión, aquel día 25 de diciembre en el que salió de casa para robar gasóleo -al igual que la jornada en la que supuestamente asesinó a la joven Diana Quer– ni siquiera llegó a abrir el maletero del vehículo ya que el acusado «estaba a cinco metros del coche, igual más».

Asimismo, el Chicle ha sostenido que no pudo intentar introducirla en el maletero puesto que casi no podía levantar el brazo derecho por encima del hombro, dado que está operado desde hace años y tiene la movilidad reducida.

Lo único que ha dicho recordar es que intentó quitarle el móvil «con la mano izquierda».

El Chicle niega el intento de rapto de una joven en Boiro: "Le pedí el móvil, solo eso" 2

Imagen de la pantalla de la señal oficial de José Enrique Abuín Gey, alias el Chicle. | Foto: Lavandeira jr | Foto

 

La joven de Boiro dice que el intento de rapto «le cambió la vida»

Por su parte, la joven, que ha pedido amparo para preservar su identidad y comparecerá tras un biombo, asegura que el Chicle intentó introducirla en el maletero de su coche, sin embargo, su tentativa se vio frustrada por la aparición de dos hombres que acudieron al lugar tras escuchar los gritos de la joven, ante lo que el acusado se dio a la fuga.

Así, entre sollozos, ha recordado esa jornada de Navidades en la que le «cambió la vida». «Me cambió la vida totalmente, yo era una persona súper sociable y ahora apenas salgo de casa, apenas hablo con mis amigos», ha desvelado, e incluso tiene dificultades para salir de su propia vivienda, aunque lo intenta, siguiendo la recomendación de sus psicólogos.

No obstante, la víctima ha recordado que el Chicle se acercó a ella de forma brusca y con un utensilio que según ella «era un cuchillo». «En todo momento lo que sujetaba era el móvil, porque era la única forma de salvarme, para poder llamar a la policía o lo que fuese», ha declarado, apuntando que la metió en el coche, aunque no pudo cerrar la puerta del maletero porque, en base a su testimonio, tuvo en todo momento las piernas colgando por fuera.

Los chicos que prestaron auxilio a la joven de Boiro corroboran su versión

Los jóvenes que auxiliaron a la joven han corroborado en la primera sesión del juicio la versión de la víctima y han dicho que intentó meterla en el maletero de su coche. Así, ambos han contado al tribunal que el 25 de diciembre de 2017 salvaron a una mujer que pedía «ayuda» porque un hombre estaba «intentando meterla en el maletero».

Han explicado que en aquella jornada paseaban por una calle de Boiro, sobre las diez y media de la noche, cuando a lo lejos escucharon «los gritos» de alguien que pedía auxilio. Uno de los chicos ha narrado al respecto que esos gritos que escucharon, pese al bullicio navideño, eran «fuera de lo normal«, de una mujer «que nos alerta de que la estaban intentando secuestrar».

Una vez se acercaron a donde estarían el Chicle y su víctima, ella les dijo, según su versión, que Abuín Gey tenía un cuchillo, arma que no vieron, pero sí «un claro forcejeo», que frenaron con su presencia, porque en segundos «él la suelta a ella, y en ese momento ella se viene a nuestro lado y él se queda mirando con el maletero abierto».

El Chicle niega el intento de rapto de una joven en Boiro: "Le pedí el móvil, solo eso" 1

Juan Carlos Quer, el padre de Diana Quer, y Eli, la madre de la joven a la que el Chicle intentó raptar el 25 de diciembre de 2017. | Foto: Lavandeira jr. | EFE

El padre de Diana Quer, en Santiago para «apoyar» a otra víctima del Chicle

Juan Carlos Quer, el padre de Diana Quer, la joven madrileña de 18 años asesinada y víctima de agresión sexual, ha viajado a Galicia para apoyar a la chica. Así, Quer ha destacado que el acusado tiene «causas penales abiertas, todas en la misma dirección: intentos de agresiones sexuales«, y ha afirmado que ha venido a la vista «para apoyar a los familiares, como no podría ser de otro modo».

«A individuos como este hay que ponerlos al margen de la sociedad; estamos ante una persona capaz de hacer lo que hizo con mi niña y, mientras ella estaba depositada en un pozo, estaba intentando agredir sexualmente y volver a depositar en un pozo a una segunda víctima», ha manifestado el padre de la joven madrileña.Juan Carlos Quer ha celebrado que, «afortunadamente, esta chica no ha tenido el mismo destino que Diana gracias a que dos ciudadanos ejemplares la sacaron del maletero», por lo que ahora «solo cabe respetar la decisión de la justicia».

En este sentido, espera que en los tres días que se prevé que dure el juicio «quede acreditado el ‘modus operandi’ de este individuo, quien, igual que un depredador, acechaba a su víctima de un modo frío, esperando su oportunidad para atacar». «El momento de los hechos quedó grabado, por lo que solo queda hacer justicia», ha precisado Quer, quien ha recordado que, si bien la víctima ha sobrevivido, «ha quedado marcada de por vida».

Por último, ha reclamado que el legado de su hija Diana «sirva para evitar más víctimas», tras lo que ha emplazado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a escuchar «el clamor popular de más de tres millones de ciudadanos, siete de cada diez españoles», que reclaman la prisión permanente revisable.

El Chicle está acusado de un delito de detención ilegal o, alternativamente, uno consumado de coacciones, así como de un intento de agresión sexual, robo con violencia e intimidación en grado de tentativa, un delito de amenazas y otro de lesiones.

La Fiscalía solicita una condena de 15 años y diez meses de cárcel y al abono de una indemnización de 15.750 euros, o alternativamente, doce años y diez meses