The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

Sánchez cancela su viaje en Falcon al congreso del PSOE en Asturias por miedo a las protestas 

Los abucheos a la ministra de Transportes han puesto en guardia a Moncloa ante una protesta organizada contra Sánchez en Oviedo

Sánchez cancela su viaje en Falcon al congreso del PSOE en Asturias por miedo a las protestas 

El viaje estaba previsto para este sábado. Tras visitar Eslovaquia, Rumanía, Italia y Alemania en su gira europea, el plan de Pedro Sánchez era coger el Falcon rumbo a Oviedo para participar en el Congreso del PSOE asturiano, según ha podido saber THE OBJECTIVE. Sin embargo, las protestas de los transportistas han forzado a Sánchez a cancelar su asistencia, según confirman fuentes gubernamentales, socialistas y policiales a este periódico. 

Según la información a la que ha tenido acceso este diario, el motivo de la suspensión radica en el miedo de Moncloa a que el presidente sufriera abucheos, como la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. Fuentes policiales habían alertado al Ejecutivo de que los transportistas habían preparado una protesta organizada a modo de ‘comité de bienvenida’ para el presidente del Gobierno en Oviedo. 

La magnitud de la amenaza ha motivado la cancelación de la asistencia de Sánchez ante la imposibilidad de blindar al jefe del Ejecutivo. Los planes se truncaron en la mañana de este viernes cuando se han reiterado las amenazas por parte de Interior. La pitada que ha recibido la responsable del ramo, Raquel Sánchez, por parte de los trabajadores del transporte que secundan la huelga han decantado la balanza para cancelar el viaje presidencial. 

La gira europea, doble ración de Falcon

La conveniencia de la suspensión, según fuentes gubernamentales, responde también a la necesidad de limitar el uso del Falcon para desplazamientos nacionales en el contexto presente. Aunque oficialmente Moncloa alega y defiende el «normal uso de la flota presidencial por razones de seguridad», tampoco ocultan lo innecesario de alimentar las protestas de los transportistas contra la inacción del Gobierno ante la imparable subida del precio de los carburantes, para lo cual el Gobierno se ha visto obligado a movilizar a 25.000 miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. 

Pese a todo, fuentes oficiales de Moncloa no atribuyen la suspensión del viaje de Sánchez a las protestas del transporte, sino a la gira europea. El presidente Sánchez viajó este viernes por la tarde a Berlín y participó a las 20:30 en una cena de trabajo con el canciller alemán, Olaf Scholz, en Berlín en el marco de la gira europea preparatoria del Consejo los próximos días 24 y 25 de marzo.

Sánchez junto a Draghi y Costa este viernes en Roma

La Moncloa había previsto volver el mismo viernes por la noche a Madrid y volar a primera hora del sábado para asistir al congreso del PSOE de Asturias y a un acto oficial en una empresa local, a modo de ‘tapadera’ para el uso del Falcon, tal y como ha venido haciendo desde el mes de septiembre durante el calendario orgánico del partido.

Pero, sin explicación mediante, ni oficial ni oficiosa, se ha anulado su participación en el congreso ordinario del PSOE de Asturias en el que pretendía arropar al presidente y barón asturiano, Adrián Barbón, tras la suspensión del cónclave en diciembre por el contagio de covid del propio Barbón. 

Sánchez se niega a adoptar medidas  

El Ejecutivo defiende que este es su desplazamiento habitual por motivos de seguridad y así seguirá siendo. De hecho, las propuestas de los transportistas también coinciden con la intensificación del uso del Falcon por parte del presidente del Gobierno para asistir a la gira europea que le llevó el jueves a Eslovaquia y Rumanía, el viernes a Italia y Alemania y el próximo martes 22 de marzo a Irlanda. 

Se da la paradoja de que muchos de los ocho países con los que mantendrá contactos de cara al Consejo Europeo del 24 y 25 de marzo ya han tomado medidas nacionales al margen de las decisiones que pueda alumbrar la cumbre europea. Es el caso de Irlanda, Italia, Alemania, Grecia y Portugal -con los primeros ministros de estos dos últimos países coincidió este viernes en Italia-. La mayoría de los países que ya han actuado lo han hecho por la vía de las ayudas directas a los colectivos afectados, pero algunos también han complementado sus medidas con reducciones temporales de impuestos durante un periodo concreto. 

«Es un cierre patronal»

De hecho, el Ejecutivo se defiende de las críticas de inacción explicando que algunos de los países vecinos como Francia ha adoptado medidas que «entran en vigor el 1 de abril y solo se aplicarán durante cuatro meses». Las fuentes gubernamentales consultadas por THE OBJECTIVE relativizan las protestas que enmarcan en un «cierre patronal» y no una huelga de trabajadores. Y denuncian las acciones «violentas» de los piquetes informativos que este mismo Gobierno despenalizó hace menos de un año y que ahora enmarca en acciones de la «extrema derecha».

Según Moncloa, «el Gobierno está donde y cuando tiene que estar», es decir, que insiste en que no tomará medidas hasta el Consejo de Ministros del 29 de marzo tras conocer qué sale del Consejo Europeo. El núcleo duro de Sánchez insiste en su voluntad de evitar bajadas de impuestos aunque «no se descarta nada», pese a la línea roja de Podemos, en función de si la posición de España en Europa de topar el precio de la energía y desacoplar el precio del gas y la energía sale adelante o no. 

Pedro Sánchez se la juega tras haber supeditado su actuación a las medidas europeas. Si fracasa su propuesta en el Consejo, tendrá que sumar al varapalo europeo la adopción de medidas con 15 días de retraso mientras sus socios, a quienes ha destinado su gira europea, ya emprendieron sus iniciativas de choque para paliar los efectos de los precios. 

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D