The Objective
Publicidad
España

Así frenó Albares la queja de Díaz por el Sáhara: «Parafraseándote, en esto decide el presidente»

Se mantuvieron dos contactos entre los ministros. El entorno de Albares niega haber hecho referencia a Sánchez y Podemos quiere que se responsabilice de la cuestión Yolanda Díaz

Así frenó Albares la queja de Díaz por el Sáhara: «Parafraseándote, en esto decide el presidente»

La vicepresidenta y ministra de Trabajo Yolanda Díaz en el Congreso|Europa Press

La guerra en Ucrania y todo lo que ocurrió después amenaza seriamente con romper las costuras de la coalición rojo-morada. El último episodio que ha sacudido internamente a la cuota morada ha sido la carta enviada por Pedro Sánchez al rey de Marruecos en la que se adopta un giro diplomático sobre Sáhara Occidental. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que ejerce de lideresa de Unidas Podemos en el Gobierno, desconocía el envío de la misiva y su contenido. Así que pidió explicaciones en dos ocasiones al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares. En algunos círculos gubernamentales apuntan a que Albares recordara a Díaz sus palabras sobre que la política exterior la decide Sánchez, mientras que en Exteriores niegan que se haya mencionado al presidente.

Fuentes de Podemos revelan que Díaz protestó por haberse enterado del contenido de la misiva por la prensa, y más concretamente por el anuncio del Gobierno marroquí, que, según los morados, también sorprendió a algunos ministros socialistas de Sánchez. Pero no al titular de Exteriores. Las fuentes consultadas hablan de un contacto directo y presencial entre Albares y Díaz, que, sin embargo, terminó en agua de borrajas. 

«Nueva etapa»

«Yolanda protestó a su manera, sin grandes estridencias pero con decisión. Pero el ministro fue claro. Le dijo: ‘Parafraseándote, la política exterior la decide el presidente’», explican las fuentes citadas. La frase de Albares hace referencia a lo que Díaz afirmó durante el choque con Podemos durante el anuncio del envío de armas a la resistencia de Ucrania. Entonces, Díaz dijo a Irene Montero y a Ione Belarra que el Gobierno «habla con una única voz, que explicita el presidente». Y recordó que «quien dirige la política exterior» de España es el presidente.

En el entorno de Albares, sin embargo, niegan el literal de dicha frase, aunque sí reconocen que hubo dos contactos (uno telefónico y otro presencial con Díaz, en el que estuvieron presentes otras personas). Pero que en ningún momento Albares mencionara al presidente. Sino que se limitó a reiterar la versión esgrimida durante sus comparecencias, o sea que se debe abrir una «nueva etapa» en las relaciones con Rabat. Sin más.

contactophoto 0672476624

Podemos manifestó a través de sus ministros en varios momentos su rechazo al plan de Exteriores. Durante la última comparecencia oficial del Albares del pasado miércoles, por ejemplo, se negaron a aplaudirle. La respuesta de Albares –y más en general el ninguneo de Sánchez– alimenta la tensión con el socio de Gobierno. Pero todavía más perjudica a Díaz, sostienen en Podemos, porque revela su dificultad a la hora de heredar el papel de primer interlocutor con la Moncloa. El choque puede derivar en un casus belli, es decir, en la excusa para acercarse a una ruptura del Ejecutivo, sostienen algunos. 

En Podemos creen que Sánchez no tiene miedo a tensar la cuerda. Después de las primeras informaciones sobre el giro con el Sáhara, la propia ministra de Trabajo reveló que pidió a Sánchez una charla sobre el asunto. Pero el presidente ha aplazado ese encuentro porque oficialmente está ocupado en preparar el Consejo europeo de este fin de semana y el decreto para resolver las tensiones con el sector del transporte, que se anunciará el 29 de marzo. 

Con respecto a los equilibrios internos en Unidas Podemos, en el cuartel general de Montero y Belarra reflexionan sobre el impacto de la decisión del Sáhara. Podemos está en contra de la posición de Sánchez, pero no quieren dar la cara. Es decir, que exigen que sea Díaz a hacerlo. En este sentido hay que interpretar la indirecta de Belarra en el Congreso del pasado miércoles, según revelan desde el partido morado: «Estamos esperando explicaciones. Son ellos los que tienen que dar explicaciones porque nosotros nos hemos mantenido firmes en nuestra posición».

contactophoto 0666601961

Golpe de timón

La izquierda española es históricamente muy sensible a la causa saharaui. Y para la cúpula morada el giro de Sánchez ofrece la oportunidad de abrir dos «reflexiones»: la primera atañe a endosar a Díaz lo ocurrido, para que todo tipo de «desgaste» la afecte únicamente a ella. Y la segunda a intentar acercarse al votante socialista decepcionado, después de años de idilio sanchista.

Para aprovechar en pleno esta segunda opción queda claro que hace falta un golpe de timón: es decir, una salida abrupta del Consejo de Ministros. Oficialmente, el partido morado niega cualquier atisbo de ruptura. El grueso de los medios de comunicación recoge al pie de la letra esta versión. Aunque en Podemos saben que en política hay dos claves que nunca se deben perder: el efecto sorpresa y el control de los tiempos.

Pablo Iglesias, el principal interprete de esta política en la casa morada, está más cerca de la sala de máquina de lo que se cree. Y es él quien ha lanzado privada y públicamente la idea de que Sánchez ha entrado en una fase de alejamiento de Podemos del Consejo de Ministros por la vía de los hechos. Los dirigentes de Podemos, curtidos en años de activismo y de actividad política en las altas esferas, saben que si el contrincante aprieta, es más rentable adelantarse. Y en este cálculo ya se habría posicionado parte de la dirección.

La inflación golpea a los hogares y los morados creen que la protesta de los transportistas no es algo aislado. Quien más perdería de una salida abrupta del Gobierno sería Yolanda Díaz, admiten en Podemos. La ministra gallega es la única que está rentabilizando su posición en el Ejecutivo. Ministras como Belarra y Montero, en cambio, podrían tener más fuerza de negociación para las futuras listas electorales si entran en contacto con el malestar ciudadano. El reloj empieza a correr, comenta más de una fuente del partido morado.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D