May y Corbyn reanudan la campaña centrada en el Brexit y la seguridad

Política y conflictos

May y Corbyn reanudan la campaña centrada en el Brexit y la seguridad
Foto: CHRIS J RATCLIFFE

La líder conservadora británica, Theresa May, y su rival del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, retomaron de lleno este lunes la campaña para las elecciones del próximo 8 de junio con un nuevo foco en el «brexit» y asuntos como la seguridad del Estado.

La primera ministra, que los últimos días se ha volcado en seguir las investigaciones sobre el atentado en Manchester, participó en un acto en Londres en el que se centró en la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) -supuestamente su punto fuerte-, en un intento de ampliar su ventaja electoral.

«Los temas de esta campaña no han cambiado desde que las convoqué (las elecciones) hace seis semanas. ¿En quién confían para defender al Reino Unido, para negociar el Brexit y obtener el mejor acuerdo posible en Europa?», se preguntó la dirigente, cuyo partido ha perdido terreno frente a los laboristas.

May ha advertido de que solo tiene que perder seis escaños para que desaparezca su actual mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes, de 650 escaños, y ha avisado de que existe el riesgo de un Gobierno laborista.

El tema ha vuelto a salir por la noche en el programa televisivo «La batalla por el número 10».

May y Corbyn vuelven al ruedo electoral con un foco renovado en el "brexit" 1

Corbyn, entrevistado por el periodista Jeremy Paxman en su programa televisivo. | Foto: Stefan Rousseau / Reuters.

La aún jefa de gobierno ha dicho que está dispuesta a ser «una mujer difícil«, etiqueta que le ha colgado un colega de partido, para lograr un buen acuerdo con Bruselas, y ha reiterado que prefiere acabar sin trato que hacerlo «con uno malo».

Corbyn, por su parte, ha prometido ser un primer ministro que «escucha», y ha explicado que, si llega a gobernar, negociaría con la UE «el acceso sin tarifas a los mercados europeos», sin poner un tope a la inmigración.

El líder izquierdista, cuyo proyecto socialdemócrata está ganando adeptos pese a las críticas de su propio grupo parlamentario, ha dicho durante la campaña que no se aliará con el independentista escocés SNP para llegar a gobernar en caso de que ninguna formación obtenga una mayoría absoluta en los comicios.

«No habrá pactos. No habrá alianzas. Estamos luchando estas elecciones para ganar», ha afirmado, en declaraciones recogidas por la agencia británica PA.

En una entrevista previa con la BBC, la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) y ministra principal en la región, Nicola Sturgeon, ha dicho que, en caso de que haya un Parlamento «colgado» -sin mayoría clara-, se plantearía «formar parte de una alianza progresista, que persiguiera políticas progresistas».

May, que ha convocado estas elecciones anticipadas para ampliar su mayoría parlamentaria, ha rechazado enfrentarse en un debate cara a cara con su rival laborista, que ahora experimenta un inesperado avance en las encuestas.

Con un manifiesto de renacionalizaciones y contra la austeridad, Corbyn, que cuenta con una amplia masa movilizada de partidarios, ha reducido en más de la mitad, en apenas dos semanas, la distancia que separaba a su formación de los conservadores.