The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Países Bajos

Una menor holandesa víctima de abusos sexuales se suicida tras serle denegada la eutanasia

The Objective
Última actualización: 5 Jun 2019, 10:15 pm CEST
Foto: Noa Pothoven | Instagram

Noa Pothoven, una adolescente holandesa de 17 años que llevaba sufriendo estrés postraumático, depresión y anorexia durante años tras haber sido víctima de abusos sexuales hasta en tres ocasiones, con 11, 12 y 14 años, ha muerto este domingo en su casa de Arnhem. El año pasado la adolescente solicitó la eutanasia en la Clínica Life End en La Haya porque ya no podía aguantar más su sufrimiento, pero le fue denegada al considerar que era demasiado joven, según confirmó ella en una entrevista al diario neerlandés Gelderlander.

"Para poner fin a las noticias incorrectas sobre la muerte, nos remitimos a la declaración hecha por amigos de Noa esta tarde: no murió por eutanasia. Para poner fin a su sufrimiento, dejó de comer y beber", ha confirmado la clínica Levenseinde.

El centro rechazó autorizar la eutanasia para esta joven, que tenía 16 años cuando recurrió a esta clínica para conocer sus posibilidades de poner fin a su vida, y los médicos le pidieron que siguiera con el tratamiento psiquiátrico y que esperara hasta que su cerebro estuviera totalmente desarrollado, es decir, a los 21 años de edad. Noa falleció el pasado domingo en su casa, rodeada de sus familiares y amigos, tras decidir su suicidio.

Las tres violaciones durante su infancia y juventud le dejaron terribles secuelas. La adolescente sufría depresión y anorexia y hace unos días anunció en Instagram  que había dejado de comer y beber. "Iré al grano. En 10 días moriré, estoy agotada… Después de muchas discusiones, he decidido acabar con todo porque mi sufrimiento es insoportable", explicó la joven en su Instagram. "He dejado de comer y beber por un tiempo, y después de muchas conversaciones y revisiones, se ha decidido que seré liberada porque mi sufrimiento es insoportable. Todavía estoy respirando, pero en realidad ya no estoy viva".

Noa, que estaba en una cama de hospital en la sala de estar según Gelderlander. Aprovechó los últimos días para despedirse de su familia y de sus seres queridos. "No es un plan impulsivo. No me intentéis convencer de que esto no es bueno. Es una decisión bien considerada y definitiva. El amor es también dejar ir, en este caso", escribió en la red social.

Muere por eutanasia una menor con depresión que fue víctima de abusos sexuales 1

El mensaje que Noa Pothoven publicó en su cuenta de Instagram antes de recurrir a la eutanasia.

A los 16 años, Pothoven publicó una biografía en la que relataba que había sufrido abusos sexuales de pequeña, agresiones y violaciones que ocultó por "miedo y vergüenza". Su libro, Winnen of leren (Ganar o aprender), había logrado varios premios. En él, reconocía sufrir estrés postraumático, depresión y anorexia desde hacía años. Intentó sobrevivir a los problemas psicológicos, pero "ya no era posible". Noa Pothoven tenía claro que con su libro quería ayudar a jóvenes vulnerables que luchan por la vida.

La eutanasia, regulada en Holanda desde 2002

Holanda fue el primer país europeo en legalizar la eutanasia. La ley entró en vigor en abril de 2002 aunque esta práctica era tolerada desde 1993. Esta ley considera eutanasia tanto la practicada por el médico, como la ayuda al suicidio –es el propio paciente el que toma las pastillas que acabarán con su vida–.

Los requisitos son muy estrictos: se considera legal la intervención directa y eficaz del médico para causar la muerte de un paciente que sufre una enfermedad irreversible o que se encuentra en fase terminal y con padecimiento insoportable. Además, el paciente debe residir en Países Bajos y la petición de eutanasia o de ayuda al suicidio debe ser reiterada, voluntaria –sin la influencia de enfermedades mentales y drogas– y producto de la reflexión.

Un segundo médico independiente debe confirmar que se cumplen las condiciones anteriores. La muerte debe llevarse a cabo de manera médica apropiada con el médico presente. El paciente tiene que tener al menos 12 años de edad y los pacientes menores de 16 años requieren el consentimiento de los padres. Posteriormente, el profesional de la medicina debe informar de la causa de la muerte al forense municipal.


CORRECCIÓN: en una versión anterior de este artículo, se señalaba que Noa Pothoven había recibido ayuda médica para acabar con su vida. La clínica Levenseinde ha confirmado que murió por "dejar de comer y beber" y no por un proceso de eutanasia, que fue rechazado porque era "demasiado joven".