The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Venezuela

"Recuperar el Estado y ponerlo al servicio de la gente", primer objetivo de Guaidó para Venezuela

Redacción TO
Última actualización: 25 Feb 2019, 5:30 pm CET
Foto: Carlos Garcia Rawlins | Reuters

Apenas una horas después de que el Parlamento Europeo haya reconocido a Juan Guaidó como “presidente interino legítimo de Venezuela”, el político opositor venezolano ha presentado en la Universidad de Central en Caracas, su plan de Gobierno para Venezuela, cuyo primer objetivo es “recuperar el Estado y ponerlo al servicio de la gente”. Para Guaidó esto es “un problema de humanidad” que no tiene que ver con “tendencias ideológicas”, y ha llamado a sumarse a las manifestaciones previstas para este próximo 2 de febrero.

Guaidó ha asegurado que su plan es la suma de muchos. “No tenemos recursos pero si talento humano”, ha dicho, antes de agradecer el apoyo de Leopoldo López. “Es el mejor momento para alcanzar consensos sociales”, ha dicho y ha señalado que hay un gran grupo de líderes comprometidos con el desarrollo. Cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres son las tres fases que ha dibujado para Venezuela.

En una sala abarrotada Guaidó ha dicho: “Que levante la mano quien no ha recibido hoy agua en casa”. Numerosas personas han alzado su mano. Lo mismo ha pasado al preguntar sobre el suministro de luz, medicinas o alimentos, que según Guaidó no suministra el Gobierno de Maduro. “Hoy el Estado no provee lo mínimo porque lo usurparon”.

“Maduro no protege a nadie”, ha dicho. “Lo que protege es el Estado de Derecho”, ha agregado, y ha asegurado que lo fundamental es recuperar la libertad y acabar con el miedo y, por eso, “seguiremos en las calles de Venezuela”.

En referencia a las inversiones extranjeras, Guaidó ha defendido la cooperación internacional para rescatar bienes y lograr ayuda humanitaria. “Las puertas están abiertas”, ha dicho, pero ha defendido que “Venezuela no quiere que le regalen nada, quiere producir, como siempre ha hecho”.

“Las protestas van a durar hasta que cese la dictadura en Venezuela”, ha dicho Guaidó, que ha llamado a salir a las calles el 2 de febrero en Venezuela y en el extranjero, con tres motivos principales: pedir el cese de la usurpación de Maduro, la celebración de elecciones libres y conseguir que llegue la ayuda humanitaria. Sobre esta última ha dicho que es lo prioritario, para después reactivar la economía.

“No le daremos un cheque en blanco a nadie nunca más”, ha defendido. “La democracia está siempre en juego”. También ha tenido unas breves palabras para los militares, a los que ha dicho que “tienen tiempo para respetar la Constitución”.

Al terminar su intervención, ha comunicado que las Fuerzas de Acción Especiales de la policía (FAES) están en su domicilio. “El FAES está en mi casa, preguntando por Fabiana –su mujer–. En este momento la dictadura cree que nos va a amedrentar”, ha asegurado.

España envía a los GEO para reforzar la embajada en Caracas

Agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO), la unidad de élite de la Policía Nacional, han sido enviados a Caracas para reforzar la seguridad en la embajada española debido a la crisis política que vive el país. Fuentes policiales han informado a la agencia Efe de esta decisión adoptada a petición del Ministerio de Exteriores.

Por motivos de seguridad, las fuentes no han precisado el número de efectivos del GEO que han sido desplazados.  El embajador de España en Venezuela, Jesús Silva, ha informado este jueves que había creado un “gabinete de coordinación” entre todos los consulados, instituciones y empresas españolas para abordar juntos cualquier situación derivada de la crisis política por la que atraviesa el país petrolero.

Asimismo, ha confirmado que “todo el mundo está muy bien” en referencia a las instituciones mencionadas, así como las que congregan a las diferentes comunidades de españoles residentes en este país. España es el segundo inversor en Venezuela después de Holanda y un total de 72 filiales de empresas españolas operaban allí en 2018, pese a que ese país está considerado como el cuarto del mundo más difícil para hacer negocios.