Trump ordena a las empresas de EEUU buscar alternativas a China tras los nuevos aranceles

Economía y capital

Trump ordena a las empresas de EEUU buscar alternativas a China tras los nuevos aranceles
Foto: KEVIN LAMARQUE| Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho este viernes que responderá a los aranceles anunciados por China y ha señalado que ha ordenado a las empresas estadounidenses que busquen alternativas a la producción en China. «Las enormes cantidades de dinero hecho y robado por China a Estados Unidos, año tras año, durante décadas, debe parar y parará. Por eso, ordenamos a  nuestras grandes compañías americanas que empiecen inmediatamente a buscar una alternativa a China», ha anunciado el mandatario.

«Voy a responder a los aranceles de China esta tarde», ha dicho Trump en una serie de tuits. «Se les ordena a partir de ahora a nuestras grandes empresas estadounidenses que empiecen a buscar inmediatamente alternativas a China».

Estas declaraciones de Trump llegan después de que el Gobierno chino haya impuesto aranceles por valor de 75.000 millones de dólares a bienes estadounidenses, en un nuevo episodio de la guerra comercial entre las dos potencias.

«Nuestro país ha perdido, estúpidamente, trillones de dólares con China a lo largo de los años», ha dicho Trump. «No necesitamos a China».

Además, Trump ha pedido a todas las empresas de mensajería, «incluyendo a Fed Ex, Amazon, UPS y La Oficina de Correos», que rechacen todos los envíos de fentanilo que procedan de China o de cualquier otro lugar. «El fentanilo mata a 100.000 americanos al año. El presidente Xi dijo que esto debería parar y no lo hizo».

China ha anunciado este viernes su intención de imponer nuevos aranceles a los bienes importados de Estados Unidos con un valor de 75.000 millones de dólares, en respuesta a las tasas aduaneras que Washington prevé instaurar. Estas tarifas se aplicarán a 5.078 productos estadounidenses en dos fases, el 1 y el 15 de septiembre, según han explicado las autoridades Chinas.  Además, Pekín ha anunciado que impondrá una tarifa del 25% a los automóviles procedentes de Estados Unidos y un 5% a las piezas sueltas a partir del 15 de diciembre.

La escalada de la guerra comercial entre las dos mayores potencias económicas del mundo se añade a los crecientes temores de una posible recesión en Estados Unidos, con los aranceles pesando en el comercio global y el crecimiento de ambos países.