Protestas en Venezuela por la escasez de "todo" en la "peor" Navidad

Política y conflictos

Protestas en Venezuela por la escasez de "todo" en la "peor" Navidad
Foto: MIGUEL GUTIERREZ

Venezuela cierra el año con focos de protestas. En las últimas semanas se han registrado, casi a diario, manifestaciones por falta de “todo”: agua, comida, gas doméstico, gasolina, seguridad y hasta juguetes. Según los ciudadanos son “las peores” fiestas de los últimos tiempos. Con un país golpeado por una inflación de cuatro dígitos y un Gobierno que ha reconocido casi 15 mil homicidios en 2017, los residentes de las zonas populares del país no han dudado en salir a las calles de sus comunidades para protestar por el suministro de agua o para reclamar la tardanza en la llegada de las bolsas de alimentos distribuidas por el Gobierno de Nicolás Maduro.

Muchos se han disgustado por la ausencia del pernil navideño prometido por el presidente Nicolás Maduro y que llevó a algunos sectores a rifar los pocos que llegaron a algunas parroquias del oeste de Caracas como La Vega.

El Mandatario responsabilizó a las sanciones impuestas por la Unión Europea y Estados Unidos de la escasez del típico plato navideño ya que, según afirmó, “sabotearon” su plan. Este miércoles, en cadena de radio y televisión el mandatario aseguró que compró toda la producción nacional de perniles y que además importó de Portugal otros, pero estos últimos nunca llegaron al país por una “persecución internacional”.

“Dos barcos venían con los perniles de Portugal pero nos persiguieron las cuentas bancarias”, dijo en referencia a las sanciones económicas impuestas por la UE y EEUU. El país europeo ha rechazado estas acusaciones.

Venezolanos protestan por la escasez de "todo" en la "peor" Navidad 1

El juguete que más disgusto provocó fue el “pollo chillón”. | Foto: Miguel Gutiérrez

Otra medida que causó indignación entre los ciudadanos fueron los juguetes también enviados por el Gobierno a los sectores más populares en las “cajas solidarias” mejor conocidas como CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

El juguete que más disgusto provocó fue el “pollo chillón”, un muñeco hecho de goma y color amarillo que al ser aplastado emite sonidos que emulan el graznido de una gallina. Ese accesorio suele ser destinado a los perros para que se diviertan al morderlo. Algunos ciudadanos han usado estos objetos como basura para trancar las calles durante las protestas.

Estas manifestaciones, que reúnen en su mayoría a grupos no mayores de 50 personas, se registran en barrios y poblados de Caracas así como en varios estados del interior del país, donde se hacen más palpables las dificultades para acceder a comida, medicinas, gas, gasolina y hasta el servicio eléctrico, según Efe.

Este miércoles se registraron al menos tres protestas en el país en reclamo de alimentos, agua o gas. En las segunda favela más grande de Latinoamérica, Petare, ubicada en el este de Caracas, un grupo de unas 30 personas decidió parar el tránsito en una de las vías para acceder al barrio Bolívar, pues según una de las manifestantes, la ama de casa Andrea Pacheco, la comunidad tiene tres meses sin agua.

«Tenemos tiempo aquí sin agua, tres meses aquí sin agua y nadie hace nada, la misma gente competente que es el Consejo Comunal, que es el que debería de cubrir todas esas necesidades de nosotros no lo hacen», contó Pacheco a Efe que también le reclama al Gobierno por estar pendiente de lo que hacen los «gringos».

La joven de 24 años critica además que el presidente Maduro promueva un mensaje de «navidades felices» cuando en el país «no hay agua, no hay comida, no hay dinero, no hay nada». Como la protesta de Petare, también se registran otras en el país. La noche de este martes, los habitantes de la zona popular de Catia, en el oeste de la capital venezolana, otro pequeño grupo de personas también salió a protestar y cerrar una de sus avenidas para reclamar que este mes el Gobierno no ha entregado bolsas de comida. En esta misma zona también se han registrado en la última semana protestas por la acumulación de basura.