Venezuela expulsa al embajador español y lo declara persona 'non grata'

Política y conflictos

Venezuela expulsa al embajador español y lo declara persona 'non grata'
Foto: Marco Bello| Reuters

El Gobierno de Nicolás Maduro ha decidido expulsar al embajador de España en Venezuela, Jesús Silva Fernández, y lo ha declarado persona ‘non grata’, ha informado el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, en Twitter. Por su parte, el chavismo ha rechazado a través de un comunicado  “las continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia en los asuntos internos” del país.

Además, ha expresado “su categórico rechazo a las declaraciones emitidas” por el presidente del Gobierno español, «Mariano Rajoy, el 24 de enero sobre las medidas restrictivas, contrarias a los más elementales principios del Derecho internacional, que ha aplicado de manera errática y unilateral la Unión Europea contra los altos funcionarios y jefes de Poderes Públicos venezolanos”. El 13 de enero los países de la Unión Europea (UE) aprobaron sanciones contra siete altos cargos del Gobierno de Nicolás Maduro por la “represión” en Venezuela, que implican la congelación de activos y la prohibición de entrar en territorio europeo. El Ministerio de Relaciones Exteriores, liderado por Alfonso Dastis, ha confirmado la medida del Ejecutivo venezolano. Desde Davos, donde asiste al Foro Económico Mundial, ha señalado que España responderá «con proporcionalidad y reciprocidad a Venezuela» y ha rechazado las acusaciones de «injerencia» proferidas por el Gobierno venezolano. Dastis ha recalcado además que lo único que ha hecho España desde el principio es «ayudar al proceso» de diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, informa Efe.

El documento destaca que el 26 de septiembre del año pasado, Rajoy visitó al presidente Donald Trump “comprometiéndose a asumir el liderazgo de la conspiración en Europa”. Añade que Rajoy «lamentablemente desea para los venezolanos, lo mismo que para los españoles» pues «el Reino de España es uno de los países más desiguales de Europa».

El comunicado también critica que en España “son incontables los desahucios diarios, que le niegan el derecho a la vivienda a decenas de miles de familias humildes (…); cuenta con las tasas de desempleo más altas del mundo”, entre otras cosas. El Ejecutivo de Maduro se ha atrevido a hacer estas acusaciones a pesar de liderar el país que tiene la inflación más alta del mundo -el año pasado cerró en 2.000%, según cálculos de la Asamblea Nacional de mayoría opositora, ya que desde hace años el Banco Central de Venezuela no emite cifras oficiales-; una tasa de homicidios de 28.000 muertes violentas al año, según el Observatorio Venezolano de Violencia, un aumento de la mortalidad infantil con fallecimientos por hambre que se suceden a diario. Susana Rafalli, representante de Cáritas,  en octubre del año pasado expresó en rueda de prensa que cada semana mueren entre cinco y seis niños por desnutrición en su país.

También el documento que justifica la expulsión de Silva, publicado este jueves, destaca que “fue mundialmente difundido el uso de represión policial para secuestrar el derecho a decidir del Pueblo de Catalunya” en el referéndum del 1 de octubre declarado ilegal por el Constitucional. Lo que no menciona es que el año pasado, durante las protestas antigubernamentales contra Maduro, más de 150 personas fueron asesinadas por las Fuerzas de Seguridad de Estado, según datos del Ministerio Público.

Además, el texto habla de «la judicialización de la Policía para perseguir y encarcelar a quienes difieran de la posición oficial” en España; cuando en el país latinoamericano, según el Foro Penal Venezolano, hasta diciembre de 2017, 214 era el número de presos políticos. Entre estos, destaca el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, quien fue encarcelado en febrero 2014.

El Gobierno de Maduro también llamó este miércoles consultas a su embajador en Madrid, Mario Isea, debido a la “agresión injerencista y colonialista” del gobierno de España.

El jefe de la diplomacia de la llamada revolución bolivariana había agregado en la red social que la Administración de Maduro no aceptará “agresiones de gobiernos subordinados al imperialismo estadounidense”, informa EFE.