The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Woody Allen no tiene quien publique sus memorias

Última actualización: 4 May 2019, 1:10 pm CEST
Foto: Thibault Camus | AP

Woody Allen no pasa por su mejor momento: algunos actores comparten su arrepentimiento por haber trabajado con él, Amazon se niega a estrenar sus películas y, ahora, las editoriales más importantes de Estados Unidos rechazan sus memorias. Todo se debe a que Woody Allen es uno de los hombres de la industria hollywoodiense señalados por el movimiento #MeToo, que denunció numerosos casos de acoso y abuso sexual. El autor de Annie Hall o Hannah y sus hermanas ha sido introducido en esos parámetros, aun cuando nunca se probaron las acusaciones en un juicio, fundamentalmente porque nunca hubo indicios suficientes para celebrarlo.

A lo largo de 2018, el agente literario de Woody Allen trató de vender las memorias del genial cineasta, pero ningún sello mostró interés. El diario The New York Times relata esta experiencia y explica que la mala fama que le acompaña y el temor a una reacción adversa de determinado público son las motivaciones de la decisión común. Algunos editores han evitado leer el manuscrito, incluso. Curiosamente, Woody Allen recibió una oferta de Penguin Random House por valor de 3 millones de dólares para publicar sus memorias. Sin embargo, el cineasta la declinó, convencido de que podría conseguir un contrato superior.

Actualmente, Woody Allen se encuentra en un litigio contra Amazon Studios por incumplimiento de contrato. La productora y el cineasta tenían un acuerdo para rodar y proyectar tres películas. La primera vio la luz, la segunda fue bloqueada y la tercera nunca llegó a rodarse. La compañía de Jeff Bezos no quiso exponer su imagen a la deteriorada imagen de Allen. Por esta razón, el aludido reclama una compensación de 68 millones de dólares. Mientras tanto, ha conseguido que la española Mediapro financie su próximo proyecto.

El movimiento #MeToo, por cierto, señaló a Woody Allen por las acusaciones de Dylan O’Sullivan Farrow, una de las hijas que tuvo con su expareja y actriz Mia Farrow, que reveló públicamente que su padre le realizaba tocamientos cuando era una niña. Woody Allen siempre ha negado que esto fuera cierto y apunta que las denuncias se realizaron instigadas por Mia Farrow. De hecho, un grupo de psicoterapeutas trabajó durante seis meses con la pequeña Dylan, que entonces tenía siete años, y desestimó que fuera víctima de violencia sexual.