Más de 30 muertos y casi 60 heridos en un atentado en Afganistán

Economía y capital

Más de 30 muertos y casi 60 heridos en un atentado en Afganistán
Foto: NOOR MOHAMMAD

Más de 30 personas han muerto, en su mayoría civiles, y casi 60 han resultado heridas en un atentado suicida perpetrado este jueves con un coche cargado de explosivos en la entrada de una sucursal bancaria del Banco de Kabul en Lashkargah, capital de la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán. El atentado se produce apenas unos días después de un ataque talibán en el este del país y de que EEUU anunciara que enviará a Afganistán 4.000 soldados más. Por su parte, el Ministerio de Defensa de España estudia volver a enviar tropas al país asiático. En un primer balance, la cifra de muertos se había establecido en 20 personas.

El portavoz del gobernador provincial, Omar Zwak, ha asegurado a la agencia Efe que entre las víctimas mortales también hay miembros de las fuerzas de seguridad. Según Zwak, el número de fallecidos puede aumentar durante las próximas horas, debido a que las víctimas están siendo todavía evacuadas del lugar donde se ha producido el atentado. El portavoz ha explicado que el atacante suicida intentó aproximarse con el vehículo lo más cerca posible a la sucursal bancaria, pero al ser descubierto por los guardias de seguridad detonó los explosivos en el primer control de la entrada.

«Cuatro heridos graves murieron mientras eran operados en el hospital por lo que la cifra de decesos asciende a 34, mientras el número de heridos es 58», ha indicado a Efe el director del Departamento de Salud Pública de Helmand, Mauladad Tobagar.

Un oficial de la administración local, que ha pedido el anonimato, ha concretado a Efe que en la sucursal bancaria se encontraban muchos miembros de las fuerzas de seguridad que se habían acercado hasta allí para recoger sus salarios antes del fin de la festividad musulmana del Ramadán, que tendrá lugar en los próximos días.

Ningún grupo insurgente ha reivindicado todavía la autoría del atentado.

Este es el segundo ataque de relevancia contra una sucursal del Banco de Kabul en el último mes, después del que se produjo a finales de mayo perpetrado por varios insurgentes en la provincia oriental de Paktia, que causó siete muertos y 31 heridos. Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, los insurgentes han ido ganando terreno en diversas partes de Afganistán y en la actualidad controlan, tienen influencia o se disputan con el Gobierno al menos el 43 % del territorio, según datos de Washington.