Detenidas cinco personas por la ruptura de la presa en Brasil que causó al menos 65 muertos

Economía y capital

Detenidas cinco personas por la ruptura de la presa en Brasil que causó al menos 65 muertos
Foto: Silvia Izquierdo

Cinco personas han sido detenidas este martes acusadas de haber alterado los documentos técnicos de fiscalización de la seguridad de la presa de una mina cuya ruptura el pasado viernes causó al menos 65 muertos y 279 desaparecidos.

Dos de ellos, que han sido detenidos en Sao Paulo, son ingenieros que no trabajan directamente con la compañía minera Vale, sino que sus servicios fueron contratados por otra empresa. Los otros tres detenidos sí eran empleados directos de Vale y han sido arrestados en la ciudad de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais, en el sudeste del país.

Los sospechosos han sido detenidos de manera temporal, durante 30 días, mientras que las autoridades avanzan en las investigaciones que corroboren las sospechas de fraude en los informes de seguridad.

Además de estos arrestos, las autoridades realizarán siete registros en empresas contratadas por Vale y en residencias de varias personas relacionadas con esta compañía minera, en el marco de un operativo que está en manos de los agentes de la Fiscalía y de la Policía regional y nacional.

El objetivo de los investigadores es buscar la documentación técnica de las empresas contratadas que atestiguaron la seguridad de la presa que se rompió y corroborar si estos fueron alterados.

Por su parte, la empresa Vale ha asegurado que “está colaborando plenamente con las autoridades” y que seguirá haciéndolo, “junto con el apoyo incondicional a las familias afectadas”. Además, ha informado de que ha ofrecido a las víctimas de los fallecidos y desaparecidos una compensación de 100.000 reales (unos 23.000 euros), independientemente de si son empleados de la empresa o no.

El viernes 25 de enero, una de las represas del gigante minero Vale, ubicada en una mina de hierro en jurisdicción de Brumadinho, municipio de Minas Gerais, se rompió y un río con residuos minerales y lodo sepultó las instalaciones de la propia empresa y diversas viviendas en áreas rurales, lo que provocó al menos 65 muertes, informa Efe.