The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Economía

Crisis de suministros: el coste de traer un contenedor desde China se multiplica por 15 en un año

Crisis de suministros: el coste de traer un contenedor desde China se multiplica por 15 en un año


Los precios afrontan más tensiones inflacionistas que las derivadas del componente energético. Los problemas en la cadena de suministros no solo están ocasionando retrasos en las entregas, sino que multiplican por 15 el coste de traer un contenedor desde China. Hace un año, la recepción final de cada contenedor procedente del gigante asiático suponía 1.000 euros de media y ahora ese coste se sitúa en torno al promedio de 15.000 euros, explican a THE OBJECTIVE fuentes de UNO, la patronal de Logística y Transporte.

En este sentido se manifestaba recientemente el director de Logística de Pikolin, Ginés David Martínez. Aseguró que en estos momentos el coste de recibir un contenedor de mercancías asciende al entorno de 14.000 dólares, a lo que se añade que el precio de devolver el contenedor también se ha multiplicado lo que les está obligando a buscar proveedores más cercanos para poder reducir esos costes.

Fuertes retrasos en la recepción de mercancías

Las empresas no sufren solamente un azote en sus cuentas por el lado del coste, sino que también afrontan fuertes retrasos en la recepción de mercancías que necesitan para completar sus cadenas de producción. De hecho, el plazo de recepción de un pedido procedente de China se ha triplicado. «Lo que antes tardaba en llegar 4 semanas ahora tarda 12 semanas», reflejan fuentes de UNO, que saludan la eficacia que han tenido los integrantes del ramo para adelantar a la situación y contrarrestar o minimizar esa dilación: «Nuestras empresas están trabajando con predicción de la demanda y anticipándose para no generar rupturas en la cadena de suministro».

Aun así, muchas compañías ya protagonizan efectos negativos a consecuencia de las demoras, situación que afecta a la gestión de sus almacenes, las cadenas de producción, y al abastecimiento en plazo al consumidor intermedio o final. En este sentido se manifiestan las empresas distribuidoras de Castilla y León, que estaba sema lanzaron un comunicado en el que reflejaban los problemas que les ocasiona la falta de vidrio, un material que reciben de China, y cuya tardanza les ralentiza el embotellado.

La crisis de suministros se debe fundamentalmente a cuatro factores: la ultradependencia de Asia, la escasez de contenedores y pallets, el crecimiento de la demanda tras los tiempos más duros de la pandemia, y los protocolos sanitarios establecidos en los puertos para evitar rebrotes de coronavirus.

Ello viene provocando ‘cuellos de botella’ en China y eleva la preocupación de los empresarios porque no atisban una solución a corto ni a medio plazo.

Desde el sector de la logística y el transporte, cuya patronal preside Francisco Aranda, se piden actuaciones para atajar la situación, que pasan -a juicio de UNO- por una revisión en el diseño de las cadenas globales de suministro. Los empresarios más expuestos a los retrasos y sobrecostes del suministro consideran que la industria asume demasiados riesgos con esta ultradependencia de Asia, propiciada por los bajos costes laborales.

Por esto esperan que las prioridades a las que apuntan las directrices comunitarias en favor de la transformación digital y la sostenibilidad impulsen que fabricantes e industrias se reubiquen en zonas más próximas a la demanda.

Subida histórica de los precios de importación

Así pues, los retrasos y sobrecostes en el transporte y el repunte de la energía explican el aumento de precios experimentado en septiembre por las importaciones de productos industriales, tal como avanzó este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), del 15,3% en tasa interanual, la más elevada de la serie. Todos los sectores industriales tuvieron una influencia alcista en esta evolución.

Entre ellos, destaca nuevamente la energía, que elevó casi 6,5 puntos su tasa interanual, hasta el 69,3%, por el encarecimiento de la extracción de crudo y las coquerías y el refino de petróleo.

También las exportaciones industriales registraron un encarecimiento récord el pasado septiembre, del 12,7%, algo que sucede no sólo por el repunte de general de los precios, sino también porque la economía española es intensiva en empresas transformadoras, que compran en el exterior para fabricar, componer, modificar o ensamblar y posteriormente vender a otros países.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D