The Objective
Publicidad
Economía

La pandemia obliga al Banco de España a multiplicar por 25 la emisión de billetes

El organismo se ve en la necesidad de recurrir a las reservas estratégicas del BCE en la covid para garantizar el flujo de dinero por la alta demanda

La pandemia obliga al Banco de España a multiplicar por 25 la emisión de billetes

Sede del Banco de España | Europa Press

La pandemia ha provocado que los españoles hayan guardado más dinero, no solo en el banco, sino debajo del colchón, un fenómeno que no se veía desde la pasada crisis financiera. Los ciudadanos se han mostrado extremadamente prudentes en los dos últimos años y han acumulado metálico ante la incertidumbre desatada por la crisis sanitaria y la dificultad para obtener rentabilidad con las inversiones. Una práctica que también ha sido replicada por las empresas desde el estallido del coronavirus.

Según desvela la directora general de efectivo y sucursales del Banco de España, Concepción Jiménez, el aumento de la demanda de efectivo durante este periodo ha obligado a la emisión de nuevos billetes en nuestro país. En 2020 se multiplicó por 25 y en 2021, por 21, a pesar del auge de los pagos por el móvil o con tarjeta a través de internet. Los datos ofrecidos por Jiménez en una conferencia, recogidos por THE OBJECTIVE, indican que la emisión neta pasó de los 400 millones de 2019 a los 10.000 millones y 8.400 millones en los siguientes ejercicios.

La responsable del organismo supervisor expone que entre los factores también se encuentra la restricción de los viajes internacionales. Esto provocó la paralización de los flujos de turismo y por tanto de billetes, que «tradicionalmente es muy elevada en España». Añade que la pandemia aumentó la demanda de dinero en papel para ser usado como depósito de valor por motivos de precaución.

Aunque en la actualidad, de acuerdo con las cifras expuestas, la emisión ha comenzado a retornar muy lentamente a su tendencia previa a la crisis, aún se sitúa en niveles muy por encima de 2019, considera la directora del Banco de España.

Este incremento del efectivo ha supuesto un enorme reto operativo para el organismo, admite Jiménez, ya que ha tenido que adaptarse a dicho crecimiento de la demanda y compaginar el trabajo con el cumplimiento de los protocolos sanitarios y las limitaciones impuestas por las autoridades para no propagar el virus.

En este sentido, desde el inicio de la covid el Banco de España ha desarrollado una estrategia que prioriza las tareas físicas esenciales y solo recurría al empleo a distancia cuando ha sido posible. Asimismo, junto a otros bancos centrales de la zona euro -donde este fenómeno ha sido similar-, se ha llevado una coordinación de las actuaciones con el fin de garantizar el suministro de billetes a los ciudadanos. Desde el principio, según explica Jiménez, se mantuvo la entrega de papel y monedas a a las entidades.

Se recurrió a las reservas estratégicas del BCE

Por contra, tanto el Banco de España como sus homólogos europeos en la pandemia tuvieron que detener algunas actividades, como la clasificación o la producción de billetes, además de reprogramar y modificar el transporte. La directiva del organismo nacional añade que durante estos dos años «fue necesario incluso recurrir a las reservas estratégicas del BCE». Esto último se dio en el inicio de la pandemia y en los momentos con mayores restricciones de movilidad.

Con la mejora de la situación, el Banco de España ha tenido que ir modificando su operativa sobre el dinero en efectivo. Por un lado, ha ido relajando las normas sobre la destrucción de billetes para garantizar el suministro y ha ido retomando la producción en la imprenta aunque con una repogramación.

Jiménez considera que el balance de la gestión del metálico, tanto del supervisor español como el de los homólogos continentales, ha demostrado una «elevada resiliencia» para hacer frente a la shocks de oferta y demanda durante la crisis sanitaria.

Auge de los pagos digitales

Para el futuro el Banco de España espera que el uso y la demanda de efectivo baje como consecuencia del impulso de los medios de pago digitales. Hay que tener en cuenta que por primera vez durante la pandemia el metálico ha dejado de ser la herramienta más habitual, aunque sigue siendo fundamental para los ciudadanos. Por ello, Jiménez indica que «es necesario garantizar que continúe siendo accesible y universalmente aceptado». «Afortunadamente en España continúa siendo amplio y generalizado», sostiene.

En este sentido, resalta las medidas que han comenzado a poner en marcha los bancos para mejorar la atención a las personas mayores y en las zonas rurales, después de la presión del Gobierno y la campaña impulsada por un jubilado en contra de la exclusión financiera por el cierre masivo de sucursales y el empuje de la banca digital.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D