The Objective
Publicidad
Economía

Así se aplicará la deflactación del IRPF que prepara Ayuso en Madrid

Se trata de una propuesta que el PP ha trabajado durante los últimos meses y que Feijóo le propuso sin éxito a Pedro Sánchez

Así se aplicará la deflactación del IRPF que prepara Ayuso en Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado que el Gobierno regional va a deflactar todos los tramos del impuesto sobre la renta para el año que viene, lo que supondrá un ahorro de «en torno a 300 millones de euros». Se trata de una de las medidas que el presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, propuso a Pedro Sánchez durante su primer encuentro hace algo más de un mes.

No es una medida nueva, de hecho es una propuesta que el PP ha trabajado durante los últimos meses y ya había planteado en el Congreso sin éxito antes del encuentro entre el presidente del Gobierno y el del PP. Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas de España, recuerda que en política hay dos grandes corrientes, la liberal-conservadora y la socialdemócrata. «Las dos tienen muchos puntos de conexión, Feijóo está más en compensar esto de una manera más lineal que en ayudas directas que se puedan hacer. Es una opción política, más rápida y más limpia», explica Pich en declaraciones a THE OBJECTIVE.

En vigor en 2023

Con esta medida, que entraría en vigor el 1 de enero del año que viene según ha podido saber este diario, el Ejecutivo de Ayuso pretende que la subida de precios no se traduzca además en una subida de impuestos encubierta debido a que sus salarios han perdido poder adquisitivo.

Si se cumplen estas fechas, el Gobierno regional quiere que se pueda aplicar el cambio de cara a la declaración de la renta que los contribuyentes madrileños hagan en 2024, correspondiente al año que viene. Se trata de una medida que persigue que las familias madrileñas paguen el mismo porcentaje de impuesto, aunque ganen más, porque también las cosas cuestan más.

Una decisión que se incluye en la política de tipos bajos que mantiene el Gobierno regional y que este año ya ha contado con la rebaja de medio punto en cada tramo autonómico del IRPF que será efective en la declaración de la renta que del año que viene. Una rebaja del IRPF con la que el gobierno regional estima un ahorro fiscal de 334 millones de euros.

¿Cómo se hace?

Si una empresa aumenta el salario de un trabajador un 5% debido al incremento de la inflación, esa subida salarial le puede hacer pagar más impuestos, no solo por gravarse sobre una base mayor, sino porque además puede sufrir un salto de tramo en la escala de gravamen por este efecto, de manera que una parte pasa a gravarse a un tipo más elevado, lo que eleva el tipo medio efectivo en su conjunto. Ese salto es lo que se llama «progresividad en frío».

Con la deflactación de la tarifa se intenta eliminar, en todo o en parte, la progresividad en frío, evitando que se incremente el tipo medio efectivo. Para ello, la comunidad lo que va a hacer es actualizar el extremo superior e inferior de cada tramo de renta con el deflactor que se quiere aplicar.

Por ejemplo, si los extremos del primer tramo fueran, por simplificar, 10.001-20.000 euros, deflactando al 5% para incorporar el efecto de los precios, ambos extremos pasarían a ser 10.501,5-21.000 euros. «De esa manera, los nuevos extremos de cada tramo se amplían, permitiendo tributar una mayor cantidad de ingresos a tipos marginales más bajos, conteniendo, así, el efecto de la progresividad en frío», explican fuentes del gobierno regional a THE OBJECTIVE.

Por otra parte, si el salario del contribuyente no aumenta, la deflactación supondría una bajada de impuestos, porque pagaría un menor tipo medio efectivo al tributar más ingreso a tipos marginales más bajos.

¿Por qué el Gobierno central no lo aplica?

Tal y como explicábamos hace unos meses en este diario, Hacienda no actualiza estos tramos desde hace años, es decir, no ajusta los tramos del IRPF a la inflación. «En realidad es una obligación que el Gobierno está ignorando de manera reiterada desde hace muchos años. La última vez que el hizo una deflactación de las tarifas del IRPF fue en 2008», recuerda a este diario el economista Javier Santacruz.

En un contexto de elevada inflación como la actual, es un hecho que el Gobierno está recaudando mucho más de lo previsto en todos los impuestos. Según los cálculos de Santacruz, por cada punto de tasa de inflación que sube están recaudando en torno a 2.000 millones de euros más en todos los impuestos. «Esto es una bendición para el Gobierno», asegura el economista, ya que les permite «hacer colchón» por si el año que viene hay que cumplir las normas fiscales europeas.

«Es una recaudación gratuita y, en muchos casos, silenciosa, ¿cómo va a renunciar a ello? Una fuente sencilla de recaudar», culmina. Los expertos consultados también reconocen que la otra corrección «importante» sería la de la cuantía de los mínimos personales y familiares. «Esas cuantías también llevan siendo las mismas desde hace muchos años y es necesario actualizarlas».

Estos expertos apuntan a que el mínimo, en lugar de estar en el entorno de los 5.000 euros, tendría que acercarse a los 7.000 euros. El mínimo personal exento es una especie de cobertura de una renta básica de supervivencia que Hacienda entiende que no hay que gravar. «Eso sí habría que multiplicarlo por 1,65, por la inflación al 6,5, porque para sobrevivir yo necesito un 6,5% más», explican.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D