Publicidad

España

Reino Unido y la Unión Europea alcanzan finalmente un acuerdo comercial del Brexit

Reino Unido y la Unión Europea alcanzan finalmente un acuerdo comercial del Brexit
TOBY MELVILLE Reuters

Reino Unido y la Unión Europea han llegado a un acuerdo que definirá la relación comercial tras el Brexit entre ambas partes. Así lo han confirmado fuentes británicas y europeas.

Por qué es importante: este acuerdo pone fin a meses de negociaciones. También supone el punto final para la incertidumbre y el miedo a una salida del Reino Unido de la UE sin acuerdo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha dicho que «se trata de un camino complejo que hemos tenido que recorrer, pero por fin tenemos un acuerdo que es justo y equilibrado». Alcanzarlo «era lo correcto por ambas partes», ha insistido». «La competencia en el mercado único va a seguir siendo justa», ha asegurado la presidenta. «También seguiremos cooperando con Reino Unido en todas las áreas de interés mutuo» ya que «juntos conseguiremos más que de forma individual», ha defendido.

El acuerdo llega «tras cuatro años de esfuerzos colectivos», ha dicho, por su parte, el negociador europeo, Michel Barnier. «Este es un trabajo la que se han dedicado muchos hombres y mujeres». «Quiero agradecer al equipo de negociación que ha llevado a cabo el trabajo así como al jefe del equipo negociador británico, David Frost, y todo su equipo». El de hoy es «un día de alivio, ha dicho, pero también hay un componente de «tristeza» al comparar «lo que teníamos antes con lo que nos espera», ha valorado.

«Muchos nos decían que este acuerdo era imposible», ha dicho el primer ministro británico, Boris Johnson, «por la llegada de la pandemia de la COVID-19, pero yo no compartía esa visión y precisamente quería alcanzar un acuerdo porque, con la COVID-19, no podíamos permitirnos más incertidumbre», ha dicho. «Por ese motivo es un placer anunciar que ya hemos llegado a uno de los acuerdos comerciales más importantes de la historia de este país. Vamos a tener un acuerdo como el que tenemos con Canadá con la Unión Europea», ha dicho.

El anuncio llega después de que Von der Leyen conversara este jueves con Johnson después de una noche de intensas negociaciones en Bruselas para lograr in extremis un acuerdo.

Con este pacto histórico, que definirá su futura relación comercial, Reino Unido, que abandonó oficialmente la Unión Europea el 31 de enero, corta definitivamente sus lazos con el bloque el 31 de diciembre y la evita un divorcio sin acuerdo, que habría sido lamentable desde el punto de vista político y muy dañino financieramente hablando.

Este jueves, los diarios británicos celebraban anticipadamente la noticia. «Hay acuerdo», decía el Daily Express, «¡Aleluya!», titulaba el Daily Mail, «Acuerdo por Navidad», resumía el Daily Mirror.

Según una fuente gubernamental francesa, los negociadores británicos aceptaron en los últimos dos días hacer «concesiones enormes» en la cuestión de los derechos pesqueros, el último punto que bloqueaba estas negociaciones. Fuentes diplomáticas europeas explicaron que las últimas horas se dedicaron a «verificar» la letra pequeña del acuerdo para estar seguros de que no se han dejado nada en el tintero.

Esta semana, en la recta final de las negociaciones y con la presión que supone ver que el plazo del 31 de diciembre se agota, la política pudo más que los aspectos técnicos y Von der Leyen y Johnson tomaron el timón de las negociaciones. Ahora, el acuerdo deberá ser validado por los Estados miembro, un proceso que puede llevar varios días, aunque quedará tiempo para que se aplique de manera provisional desde el 1 de enero, cuando Reino Unido abandone oficialmente el mercado único. El texto tendrá que ser validado después por el Parlamento europeo.

La pesca, el último escollo

El acceso de los pescadores europeos a las aguas británicas ha sido el último obstáculo en estas conversaciones, que sí lograron un entendimiento en el resto de las cuestiones espinosas, como la manera en que las partes resolverán sus futuras diferencias o las formas de protegerse de la competencia desleal. La cuestión pesquera no tiene en realidad gran peso económico, pero sí una importancia política y social para varios Estados miembros, como Francia, Holanda, Dinamarca o Irlanda. Las divergencias se centran en el reparto de unos 650 millones de euros en pesca capturados cada año por los barcos europeos en los caladeros británicos y la duración del periodo de adaptación para los pescadores europeos.

Sin un acuerdo, las relaciones entre ambas partes se habrían regido por las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), un escenario de consecuencias económicas imprevisibles que conlleva aranceles y cuotas y la multiplicación de formalidades burocráticas que podrían conllevar atascos y retrasos en las entregas. Una perspectiva funesta para el Reino Unido, ya sacudido esta semana por las consecuencias de la aparición de una nueva cepa del coronavirus, más contagiosa, que ha aislado en gran medida al país.

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D