The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Facebook paga a adolescentes para instalar una aplicación que espía sus datos y uso del móvil

Última actualización: 22 Feb 2019, 7:32 pm CEST
Foto: DADO RUVIC | Reuters

Facebook ha estado pagando en secreto a usuarios para que instalen una aplicación, llamada Research, que le permite espiar toda la actividad del teléfono y recopilar todo tipo de datos privados, según ha desvelado TechCrunch. La compañía de Mark Zuckerberg pagaba 20 dólares al mes a cambio de vender su privacidad. Facebook admitió a la publicación estadounidense que estaba ejecutando el programa de investigación para recopilar datos sobre los hábitos de uso.

Desde 2016, Facebook ha estado reclutando a usuarios de 13 a 35 años de edad a través de servicios de pruebas beta como Applause, BetaBound y uTest —para encubrir que Facebook controlaba el estudio—. Esta última empresa ha estado publicando anuncios en Instagram y Snapchat, en los que se vendía esta aplicación como una participación pagada en un "estudio de investigación de medios sociales”. Este programa de investigación recibía el nombre de Proyecto Atlas, desde mediados de 2018.

Los menores también podía participar, aunque necesitaban el consentimiento de los padres que se solicitaba a través de este mensaje: "No hay riesgos conocidos asociados a este proyecto, sin embargo eres de ser consciente que por su propia naturaleza este proyecto incluye un seguimiento de la información personal a través de las aplicaciones utilizadas por tu hijo. Tu serás recompensado por Applause por la participación de tu hijo".

 

Facebook paga a adolescentes para instalar una aplicación que espía sus datos y uso del móvil

Captura de pantalla de la instalación de Research. | Foto: TechCrunch

 

El experto en seguridad de Guardian Mobile Firewall, Will Strafach, explico que el nivel de acceso que requiere esta aplicación de Facebook le da la posibilidad de recopilar y usar: mensajes privados en aplicaciones de redes sociales, chats desde aplicaciones de mensajería instantánea, incluidos fotos y vídeos enviados a otros, correos electrónicos, búsquedas en la web, actividad de navegación e incluso información de ubicación continua al acceder a las fuentes de cualquier aplicación de seguimiento de ubicación que pueda haber instalado. Es decir, un acceso casi ilimitado al dispositivo de un usuario una vez que instala la aplicación. En ocasiones también requería capturas de pantalla, por ejemplo, de sus pedidos en Amazon.

Facebook ha confirmado que va a eliminar la versión de iOS de su aplicación, pero seguirá activo en Android. Research, que es una VPN, es similar a Onavo Protect, una aplicación de Facebook que Apple prohibió en junio y se eliminó en agosto ya que recopilaba datos sobre aplicaciones de la competencia y las vendía a terceros.

Un artículo del Wall Street Journal de 2017 detallaba que los datos de Onavo, que funcionaba desde 2013, habían resultado ser cruciales en decisiones de todo tipo, desde el diseño de producto hasta la la compra de WhatsApp en Facebook en 2014. Del mismo modo, los expertos apuntan a que Facebook quiere monitorear la vida privada de los adolescentes porque este grupo de edad está abandonando la plataforma e involucrándose más en Instagram, YouTube o Snapchat.

A pesar de borrar Onavo este verano, Facebook no ha detenido el funcionamiento de Research hasta ahora.

 

Violación de la normativa de Apple

Facebook Research no se puede descargar de la App Store, porque incumple sus normas, por lo que para poder instalarla hay que utilizar servicios ajenos a Apple. Así desde la app, proporcionan un certificado de desarrollador empresarial con el que consiguen tener acceso al sistema operativo en el iPhone y recopilar todo tipo de datos en el teléfono. Esto viola las reglas establecidas por Apple, ya que este tipo de certificados solo se permiten instalar en dispositivos que pertenecen a empleados de la compañía desarrolladora, en este caso Facebook.

Como respuesta, Apple ha cerrado todas las aplicaciones internas que Facebook tenía en iOS, es decir, los empleados de la red social ya no pueden distribuir a otros ni utilizar las aplicaciones propias de la compañía, como son de transporte o del menú del almuerzo. Apple es la solución principal para distribuir las aplicaciones y servicios internos.

Esta exclusiva sale justo en la misma semana que Facebook anuncia nuevas herramientas para evitar injerencias en las elecciones europeas y en que la Unión Europea ha pedido a las grandes compañías tecnológicas, entre las que está también Google y Twitter, que incrementen su cooperación y den acceso a los investigadores sobre los datos que almacenan.