Francia, el país de Europa más castigado por el terrorismo yihadista

Política y conflictos

Francia, el país de Europa más castigado por el terrorismo yihadista
Foto: ERIC GAILLARD| Reuters

Francia se ha convertido en el principal objetivo de los terroristas del Estado Islámico, si se confirma que la masacre del jueves por la noche cometida en Niza, con 84 muertos y un centenar de heridos, según cifras oficial provisionales, fue obra de un miembro de este grupo terrorista. Las autoridades francesas investigan si el individuo, un tunecino y francés de 31 años, que arrolló de forma premeditada «para hacer daño, con intención de matar» a una multitud que se había congregado en el paseo marítimo de Niza para celebrar la Fiesta Nacional de Francia del 14 de Julio, está relacionado con ISIS. Antes de esta matanza, Francia ha sido objeto de varias acciones criminales como el atentado múltiple en París de noviembre de 2015 en el que fueron asesinadas 130 personas, y otro en enero del mismo año contra la redacción del diario Charlie Hebdó con 12 muertos.

«El horror ha golpeado de nuevo a Francia», dijo el jueves por la noche el presidente francés, Francois Hollande, en su primer mensaje al país tras la masacre de Niza. Efectivamente, Francia ha sido objeto de ataques indiscriminados del terrorismo yihadista desde hace años.

El peor atentado terrorista contra Francia se produjo el 13 de noviembre de 2015 cuando varios activistas pertenecientes al Estado Islámico actuaron de forma simultánea contra varios objetivos de París, provocando la muerte de 130 personas y numerosos heridos. El lugar donde más muertos hubo fue en la sala de conciertos Bataclan, donde los terroristas dispararon indiscriminadamente contra el público que asistía a un concierto en directo del grupo Eagles of death Metal. Al mismo tiempo, otros miembros del grupo terrorista disparó contra bares, restaurantes y los alrededores del estadio de fútbol de Saint-Denis. La acción conmocionó a toda la sociedad francesa y al resto del mundo. El Gobierno francés se comprometió a luchar contra el ISIS en el marco de la coalición internacional que mantiene despelgados efectivos militares en Irak y Siria.

Unos meses antes de este terrible atentado, el 7 de enero, el mundo entero se estremecía ante el brutal asesinato cometido por dos hombres que irrumpieron en la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo y dispararon contra las personas que se encontraban allí. Murieron 12 personas. Un día después, otro terrorista mató a una policía en Montrougey y asaltó una tienda, tomando rehenes. La acción se saldó con el asesinato de cuatro personas y la muerte del atacante a manos de los policías.

Otros grupos islamistas también actuaron contra objetivos franceses durante la década de 1990, entre los que destacan la bomba en la estación de metro parisina de Port-Royal en diciembre de 1996, con cuatro muertos y casi un centenar de heridos; la acción fue reivindicada por integristas argelinos. Un año antes, en el mes de julio y también en el metro, un grupo argelino atentó en la estación de Saint-Michel de París con un artefacto que causó  ocho muertos y más de 100 heridos.