Colapso y descoordinación en los servicios sanitarios: la brecha en la contención del coronavirus
Foto: Santi Otero

Sociedad

Colapso y descoordinación en los servicios sanitarios: la brecha en la contención del coronavirus

Cuando se trata de frenar una epidemia, el caos y y el libre albedrío no deberían ser una opción

por Carolina Freire Vales

Poco a poco, nos vamos metiendo en una burbuja anti coronavirus. Se han suspendido las clases en todo el país, las competiciones deportivas y eventos culturales. El teletrabajo está a la orden del día.

Que la vida se pare, que nos quedemos en casa, que el país eche el cierre por un tiempo. Todo esto es necesario para frenar una expansión exponencial, pero hay algo que está fallando, un lugar por el que se pincha la burbuja: el sistema sanitario.

Los servicios sanitarios están desbordados, y los protocolos que aprobó el Gobierno central el pasado viernes, obsoletos. Nos lo cuenta una enfermera de atención primaria de un centro urbano de Castilla y León que ha preferido no dar su nombre.

No hay sanitarios ni recursos para llevar a cabo los protocolos”, nos explica. En esta situación, cada uno hace un poco lo que puede, cada Comunidad Autónoma está actuando libremente según sus circunstancias y recursos.

Colapso y descoordinación en los servicios sanitarios: la brecha en la contención del coronavirus 1

Foto: Álvaro Barrientos | AP

La coordinación es esencial

El pasado miércoles por la mañana, a Carmen Martínez, de 16 años, empezó a dolerle la cabeza y la garganta. A medida que avanzaba el día, le subió la fiebre hasta los 39ºC. Una malformación en el lóbulo medio del pulmón la sitúa dentro de los grupos de riesgo. Su madre llamó, siguiendo el protocolo, a la línea de emergencias de su comunidad, Galicia. Allí, le aconsejaron, en contra de lo que nos repiten día a día, que fuese a un centro de salud. Al principio se negó, pues el protocolo nacional va claramente en contra, pero insistieron en que, por lo menos, fuese a la clínica del seguro privado (recomendación que ya excluye a todos los que no lo tienen).

Una vez allí, los médicos entraron en pánico: no sabían cómo actuar, no tenían ni el conocimiento ni el equipo necesarios. La mandaron a su casa a “esperar” y a “seguir intentando” que la línea de emergencias le diera una respuesta acorde con el protocolo nacional. Pasadas 24 horas, y después de insistir y repetir que se trata de una persona en grupo de riesgo, consiguió que la atendiesen en un centro de salud, al que entró sin pasar por la sala de espera. Para entonces, ya había desarrollado placas en las anginas y descartaron el coronavirus. Pero por el camino, se voló el protocolo desde el principio hasta el final.

Este caso ilustra que de nada sirve meternos en esa burbuja si actuamos de manera irresponsable dentro de ella. No solo los ciudadanos y potenciales pacientes –nuestra irresponsabilidad también da mucho que hablar–, sino también los servicios sanitarios. La coordinación es difícil, pero esencial.

Para el personal sanitario, nos cuenta la enfermera de Castilla y León, la situación es la siguiente: solo les ponen en cuarentena si han tenido contacto con al menos tres personas que hayan dado positivo en Covid-19. Si no, siguen trabajando, en observación, en contacto con otros pacientes a los que podrían estar contagiando entre los que se encuentran embarazadas y personas mayores entre otros grupos de riesgo. Simplemente, no hay personal suficiente para gestionar la situación. El servicio de riesgos laborales de los sanitarios también está desbordado.

Colapso y descoordinación en los servicios sanitarios: la brecha en la contención del coronavirus 3

Foto: Claudio Furlan | AP

El protocolo y sus dificultades

El protocolo a seguir está claro: nada de acudir al centro de salud si se presentan los síntomas del coronavirus –fiebre, tos e insuficiencia respiratoria –. Lo correcto es llamar, ya no al 112 (está colapsado, y no olvidemos que siguen existiendo otras emergencias más allá del Covid-19), si no al número habilitado en función de la Comunidad Autónoma en la que te encuentres. En este enlace hay una lista de esos números, proporcionada por el Ministerio de Sanidad.

Las líneas están colapsadas, por lo que es probable que pase hasta una hora en espera. O que pasen tres días y no consigas contactar con el servicio, como le ocurrió a un paciente madrileño de unos 50 años que ha preferido no dar su nombre, y que al final decidió encerrarse en casa y pasarlo a base de paracetamoles e ibuprofenos. El problema en estos casos es que no se puede solicitar una baja laboral, y fuera la vida continúa.

Si presentas los tres síntomas principales, pero no has estado recientemente en una zona de riesgo o has tenido contacto estrecho con una persona que sea un caso probable o confirmado, no te harán las pruebas. Sin embargo, aquí hay muchas cosas que limar. Hay que readaptarse constantemente a una situación que no para de crecer cada día.

Colapso y descoordinación en los servicios sanitarios: la brecha en la contención del coronavirus 2

Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, durante la rueda de prensa en la que anunció las nuevas medidas. | Foto: Web Comunidad de Madrid

Nuevo plan de acción en Madrid 

La Comunidad de Madrid anunció el jueves un nuevo plan de contención del coronavirus que une a la sanidad pública y la privada bajo una única coordinación. Estas son las medidas adoptadas:

  • El sistema de UCIs se centralizará para alcanzar un millar de camas a disposición de los pacientes que necesiten cuidados intensivos.
  • Los infectados en residencias de mayores podrán ser atendidos in situ. 
  • En cuanto a las líneas de atención telefónica, se abre una nueva vía para desatascar el sistema: los pacientes podrán llamar directamente a su médico de cabecera. Además, en el 900 102 112 (teléfono habilitado en la Comunidad de Madrid) se duplicará la plantilla para hacer frente a la oleada de llamadas.
  • También hay cambios en las pruebas de coronavirus: ya no se harán a pacientes con síntomas leves, a los que se aplicará un diagnóstico clínico corriente. Por tanto, cuando un paciente tenga pocos síntomas debe, sencillamente, quedarse en casa.
  • Los afectados graves ingresarán en hospitales y para los leves se habilitará un seguimiento sanitario en hoteles, pabellones u otros espacios.
  • Telemadrid y Onda Madrid serán un canal de servicio de información sobre el coronavirus.

 

Pedro Sánchez anunció también que el Gobierno central destinará 2.800 millones de euros a las comunidades autónomas para que refuercen sus servicios sanitarios y otros 1.000 millones para «intervenciones sanitarias prioritarias”. El próximo paso es la coordinación a la hora de gestionar estos recursos.