The Objective
Publicidad
Internacional

Finlandia y la NASA confirman que Rusia quema el gas sobrante que no exporta a Europa

Vladimir Putin mantiene la presión sobre Europa para empujar a una nueva compra de energía rusa

Finlandia y la NASA confirman que Rusia quema el gas sobrante que no exporta a Europa

El presidente de Rusia, Vladimir Putin. | Mikhail Klimentyev (Zuma Press)

El descenso en la compra de gas por parte de Europa hacia Rusia ha aumentado las reservas de Moscú y los excedentes que no puede comercializar a causa de las sanciones impuestas durante la guerra de Ucrania. Las nuevas evidencias recabadas desde la NASA y la ciudadanía finlandesa apuntan a que el plan de Putin pasa por quemar el gas sobrante, aquel que antes alimentaba los hogares de toda Europa y que ahora hay que ahorrar en todo el continente.

Las imágenes de la televisión pública finlandesa Yle muestran grandes columnas de humo y fuego visibles desde las costas del país desde el pasado 17 de junio y procedían de la estación compresora de Portovaya, cerca de la frontera y coincidiendo con la primera reducción de gas impuesta por parte de Rusia y la comercializadora de energía Gazprom hacia Alemania.

A esta noticia desvelada por el diario ABC hay que sumarle las imágenes de la agencia espacial estadounidense, la NASA, que a través de su servicio global de monitoreo de incendios Información de incendios para sistemas de gestión de recursos muestra fuegos no declarados cerca de la estación de Portovaya desde las fechas indicadas.

Imagen de una columna de fuego desde las costas finlandesas.

Europa mantiene su reducción del consumo de gas ruso

Y es que la falta de mercados a donde transportar la energía sobrante que antes llegaba a Europa ha sido el principal problema para Rusia en estos meses. Aunque Asia es un mercado lleno de posibilidades y que ha mostrado su disposición a recibir este excedente rechazado desde Bruselas, la ausencia de estructuras seguras para llevarlo a estados como China ha provocado, entre otras consecuencias, una caída en picado del 58% de la demanda de gas.

Ante esta crisis, el plan de Putin pasa por asfixiar a Europa para recuperar el comercio de gas. Desde hace semanas, el líder ruso ha señalado que su meta pasa por presionar a Alemania para la reapertura del gasoducto Nord Stream 2, diseñado para convertirse en la mayor cadena para suministrar energía al continente.

«Todavía tenemos otra ruta terminada, y esa es Nord Stream 2. Con su puesta en funcionamiento se solucionará el problema de suministro», llegó a afirmar.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D