La Feria del Libro de Madrid se inaugura en medio de fuertes medidas de seguridad

Cultura

La Feria del Libro de Madrid se inaugura en medio de fuertes medidas de seguridad
Foto: José Huesca

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ha inaugurado este viernes junto a los Reyes Felipe y Letizia la 76º edición de la Feria del Libro de Madrid en medio de férreas medidas de seguridad, reforzadas tras el atentado del lunes en Mánchester.

Con el lema ‘Madrid, ciudad de la lectura’, cuenta con 367 casetas y cerca de 500 expositores instalados en el Parque del Retiro hasta el 11 de junio. Es la primera vez que el monarca inaugura la Feria del Libro.

Invitado de excepción en la inauguración ha sido el presidente portugués, Rebelo de Sousa, en representación del país invitado este año en Feria, el evento cultural por excelencia de la capital en el que, además de visitar las casetas y conocer a los autores que firman sus libros, es posible disfrutar de actividades diversas, como la conferencia de inauguración a cargo de Eduardo Lourenço, reconocido filósofo portugués con un gran recorrido como comisario cultural a sus espaldas.

La programación prevista incluye varios encuentros literarios con autores como Julio Llamazares y Lorenzo Silva. Además, durante el fin de semana hay previstos talleres y conciertos con artistas del panorama cultural portugués junto con homenajes a otros escritores fallecidos como Gloria Fuertes o Miguel Hernández.

Este año, editores y libreros esperan que las ventas confirmen la recuperación económica después de estos años de crisis.

Las medidas de seguridad con motivo de la presencia de los reyes en el recinto del Retiro se han visto reforzadas después de que este jueves, la mesa de valoración de la amenaza terrorista presidida por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, analizar loo sucesos de Mánchester.

«Se ha decidido trasladar a las unidades de las fuerzas y cuerpos de seguridad responsables de los dispositivos de seguridad establecidos con ocasión de eventos donde se produce una gran concentración de personas, la importancia de mantener las medidas de prevención, vigilancia y control, y la tensión del dispositivo, durante toda la duración del evento hasta su concreta finalización, y el abandono de la totalidad de los asistentes del lugar de celebración y sus zonas adyacentes», explicó Zoido.