The Objective
Publicidad
Lifestyle

La dieta budista: las siete claves del antiguo arte de perder peso y ganar salud para siempre

Una de las claves de la dieta budista es que uno no tiene que ser budista para llevarla a cabo. Todo lo que se necesita son ganas e información

La dieta budista: las siete claves del antiguo arte de perder peso y ganar salud para siempre

La dieta budista es más un estilo de vida saludable | Unsplash

La dieta budista cada vez tiene más adeptos, y lo más curioso del asunto es que es un régimen que lleva años existiendo. El escritor, científico y sacerdote zen Dan Zigmond ha sido el encargado de popularizar este plan de alimentación. Una sabiduría obtenida de las enseñanzas de Buda, que ha recogido en su nuevo libro La dieta budista: el antiguo arte de perder peso sin perder la cabeza.

Una de las claves de la dieta budista es que uno no tiene que ser budista para llevarla a cabo. Todo lo que se necesita es:

  • Un reloj.
  • Una báscula.
  • Una mente abierta.
  • La voluntad de soportar algo de hambre por la noche durante los primeros días.

El concepto esencial de la dieta budista: la restricción calórica durante varias horas

La clave principal de la dieta budista es tener claro que se asemeja en gran medida al ayuno intermitente. El concepto es simple: en lugar de preocuparnos por qué o cuánto comemos, nos debemos concentrar en cuándo lo hacemos. A este respecto, debemos ir reduciendo la ventana de alimentación progresivamente.

Las investigaciones realizadas acerca de la alimentación basada en ventanas de tiempo –o lo que hoy conocemos como ayuno intermitente– han demostrado que si interrumpimos la ingesta de alimentos durante muchas horas al día, conseguimos varias cosas:

  • Reducción del número de calorías que ingerimos, lo que nos llevará a adelgazar.
  • Modificar los niveles hormonales para facilitar la quema de grasa, como aumentar la liberación de noradrenalina, una hormona que facilita la pérdida de peso.
  • Disminuir el azúcar en sangre, lo que facilita que el cuerpo utilice la grasa para funcionar.
  • Acelerar el metabolismo del 3,6 al 14%, según varios estudios.
  • Perder un 3-8% de nuestro peso en un periodo de 3-24 semanas, según un estudio de 2014.
  • No perderemos tanta masa muscular como la causada por dietas demasiado restrictivas, tal y como demostró otra investigación.
Dieta budista

Empezaremos ayunando 11 horas al día y más tarde

Para comenzar con la dieta budista, deberemos limitar nuestra ventana de alimentación a 13 horas al día durante dos semanas; o, lo que es lo mismo, hemos de ayunar durante 11 horas. Es importante seguirlo al pie de la letra y no ayunar más horas de lo indicado.

La siguiente semana, reduciremos nuestra ventana de alimentación a 12 horas por día, luego a 11, luego a 10… hasta llegar a una ventana diaria de alimentación de 9 horas

Es decir, que para cumplir con la dieta budista hemos de no consumir nada (agua sí se puede, igual que infusiones o café solo) durante 15 horas diarias.

Para cumplirlo, deberíamos desayunar sobre las 9 de la mañana y luego cenar a las 18 horas de la tarde, y ya no consumir nada hasta el día siguiente. O, si somos de acostarnos tarde, podremos hacer nuestra última comida a las 22 horas y ya no comer nada más (café y té si se puede) hasta las 13 horas de la jornada posterior.

Dieta budista

Los monjes budistas lo hacen (pero de forma más extrema)

Los monjes budistas, que practican la tradición establecida por el mismo Buda hace unos 2500 años, tienden a comer solo entre el amanecer y el mediodía, y parece que les va bien en términos de nutrición y resistencia.

Zidmond, el autor del mencionado libro, considera que este patrón alimentario no encajaría bien en la actualidad, ya que estamos inmersos en un ritmo de vida demasiado acelerado como para no consumir nada durante tantas horas.

Además, estamos acostumbrados a llevarnos comida a la boda cada poco tiempo, por lo que la dieta budista adaptada a nuestros hábitos es lo más cercano que podemos estar del patrón alimentario de los monjes budistas sin fracasar en el intento. Aunque siempre podremos imitarlos al ciento por ciento, claro.

Dieta budista
Dieta budista

Las siete claves para seguir la dieta budista y no fracasar

A continuación, te damos unas claves para que sigas la dieta budista con éxito:

  • Restricción calórica, como ya hemos visto en líneas anteriores.
  • Pésate todos los días. Al contrario que otros profesionales de la salud, Zigmond insta a que nos pesemos todos los días, ya que así podremos controlar lo que nos funciona y lo que no.
  • Puedes comer lo que quieras siempre que sea sano. Una de las cosas buenas que tiene la dieta budista es que no hay reglas estrictas sobre qué y qué no comer. Lo más importante es comer alimentos que te gusten y que te sacien. Y seguir un régimen sano y balanceado que incluya las suficientes proteínas, hidratos, vitamins y grasas buenas.
  • Sólo dos bebidas alcohólicas por semana. En cuanto al alcohol, en THE OBJECTIVE ya te dijimos que es mejor que no lo consumas si quieres cuidar tu salud y tu peso. Pero si no puedes pasar sin tu copita de vino o tienes muchas reuniones sociales, has de saber que la dieta budista limita el consumo de bebidas alcohólicas a dos por semana.
  • Haz ejercicio sólo si te hace sentir bien. La dieta budista no requiere ejercicio, pero lo alienta si lo disfrutas. Si nos obligamos a hacer deporte no conseguiremos más que angustiarnos, por eso hemos de hacer lo que nuestro cuerpo nos pida.
  • Ten un día libre a la semana y en ocasiones especiales. Para que el metabolismo se mantenga activo hemos de saltarnos este patrón alimentario de vez en cuando. Por eso, la dieta budista nos insta a que un día a la semana, y en ocasiones especiales como cumpleaños o fiestas, nos tomemos una jornada para comer lo que queramos y sin restricciones horarias (obviamente sin pasarnos).
  • Come de manera consciente. Es importante no sentarnos frente al plato y estar viendo la televisión al mismo tiempo, ya que cuando comenzamos a prestar atención, empezamos a lograr una especie de moderación en nuestra alimentación.

Los monjes budistas no siguen estas reglas porque las diga nadie, sino porque les hace sentir bien, en calma y en paz consigo mismos y con su entorno. Buda era claro: quería que la gente probara cosas y siguiera únicamente las que le funcionaban, mientras experimentaba y se adaptaba en función de sus propias experiencias. Así que prueba esta dieta budista, y si te sientes mejor pasados unos meses, no dudes en mantenerla como estilo de vida.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D