The Objective
Publicidad
Lifestyle

Los cuatro peores errores más comunes después de un blanqueamiento dental

Vicios, hábitos e incluso alguna buena intención pueden suponer tirar por tierra el esfuerzo y el dinero invertidos en este tratamiento

Los cuatro peores errores más comunes después de un blanqueamiento dental

Cuidado tras el blanqueamiento dental

Los blanqueamientos dentales son, con toda probabilidad, los únicos tratamientos 100% estéticos que podemos realizar con nuestra sonrisa. A priori, una solución fácil para todos aquellos que no han tenido una estética oral demasiado saludable durante toda su vida, pero también para aquellos que por ciertas casualidades son problemas nunca han podido tener una sonrisa resplandeciente.

Como es evidente, un blanqueamiento dental tampoco es un milagro de la naturaleza ni de la ciencia. Si cometemos ciertos errores antes y después de realizarlo, es bastante posible que lo que pretendíamos lograr con unos dientes totalmente blancos se acabe yendo al traste.

También, igual que sucede con las ortodoncias invisibles, siempre recomendamos que los blanqueamientos dentales se realicen en una clínica odontológica especializada y nunca por nuestra propia cuenta y riesgo en casa. Principalmente porque pierden bastante eficacia, ya que las clínicas odontológicas pueden disponer de un producto en una concentración mayor de la que se puede comprar a nivel usuario.

Además, no se trata solo de que un blanqueamiento dental sea un aparente éxito el primer día, sino que se consiga mantener en el tiempo. Por este motivo, también es bastante importante que este tipo de tratamientos se realizan en clínicas odontológicas, porque allí también contaremos con la ayuda de un profesional que va a ser el que nos ayude a elegir el tono que más se adapte a nuestra propia dentadura inicial.

Una odontóloga realiza un blanqueamiento dental a una paciente
Es conveniente que un blanqueamiento dental lo realice un profesional pues el resultado es más seguro y duradero. |  Freepik.

Pretender que de la noche de la mañana vayamos a pasar de dientes amarillentos a piezas totalmente blancas inmaculadas es un error. Y, además de un error, también puede llevar a ciertas frustraciones a las personas que se someten al blanqueamiento dental.

En un mismo sentido, siempre debemos tener claro que un blanqueamiento dental no tiene ninguna funcionalidad para nuestra boca más allá de cualquier tipo de sentido estético. No vamos a morder mejor, no vamos a tragar mejor y tampoco nos va a evitar que pudiéramos tener halitosis, mal aliento o gingivitis. No se produce ningún tipo de corrección en nuestra boca cuando hacemos esto, así que tengamos claro que simplemente es una interrogación (muy sencilla) para sentirnos y vernos mejor.

También es evidente comprender que no todas las personas se pueden realizar un blanqueamiento dental, sobre todo aquellas que sufren una especial sensibilidad bucodental y para las cuales la aplicación de estos peróxidos de oxígeno o de carbamida (que son sustancias ligeramente abrasivas) puede suponer un proceso doloroso.

Además, como última recomendación antes de contaros los errores que no debéis cometer después del blanqueamiento dental, hemos de tener claro que los blanqueamientos dentales se pueden volver a realizar en el futuro. No inmediatamente, pero sí cada cierto tiempo, donde los dentistas suelen estipular que no no salgamos blanqueamientos dentales al menos hasta que no haya pasado un año.

Los cuatro errores más habituales después de un blanqueamiento dental

Son muchas las personas que creen que después de un blanqueamiento dental ya no hay que preocuparse ni por mantener la estética ni por mantener la higiene. Puede parecer evidente, pero aún así siempre hay pacientes que pretenden obtener ciertos milagros a costa de este tratamiento o creer que van a mantener el blanco de sus dientes sin ningún tipo de esfuerzo.

De hecho, lo más probable después de un blanqueamiento dental es que durante los primeros días o semanas veas un color mucho más intenso y más blanco, pero que a medida que pasa ese tiempo empieza a palidecer y a no ser tan brillante. Esto no debe preocuparte, pues no es lo mismo la aplicación de esos peróxidos abrasivos los primeros días, que una vez hayan hecho efecto y hayan desaparecido de nuestros dientes.

Aunque es conveniente que nunca consumamos diversos productos que lo único que pueden hacer es manchar nuestros dientes más de la cuenta, tengamos siempre claro que deben pasar al menos unos cuantos días (al menos entre dos y tres semanas) para que volvamos a hacer una vida totalmente normal de lo que comemos o bebemos y queremos que nuestros dientes sigan relucientes. En cualquier caso, durante las 72 horas posteriores a un blanqueamiento dental, hay ciertos errores que no debemos cometer si no queremos tirar por la borda cualquier tipo de opción. Por supuesto, nada de fumar, como te explicamos en THE OBJECTIVE en este reportaje sobre las claves para asegurar el éxito de un blanqueamiento dental duradero.

Consumir alimentos y bebidas muy fríos o muy calientes

Comerse un helado, beberse un refresco o entregarse al placer de una sopa muy caliente es posible que no eche a perder nuestro blanqueamiento dental. Pero eso no quiere decir que no vayan a suponer un martirio para nuestra boca y para nuestros dientes si lo hacemos en las horas o días posteriores a nuestro tratamiento.

Debemos tener claro que es un blanqueamiento dental pone multiplica la sensibilidad de nuestros dientes, porque hemos utilizado un producto abrasivo para llegar a ese esmalte que queremos abrillantar y emblanquecer. Eso significa que dejamos pequeños poros abiertos que hacen más sensibles a los nervios de nuestros dientes, y si consumimos este tipo de productos vamos a aumentar esa sensibilidad.

Consumir productos ácidos

Un hombre cata un vino tinto
Productos ácidos o con demasiado color pueden manchar los dientes, como sucede con el vino tinto. |  Freepik.

Del mismo modo que los productos muy fríos o muy calientes pueden molestarnos cuando ingerimos y cuando terminamos un blanqueamiento dental, pasa 3/4 de lo mismo con la ingesta de productos ácidos que pueden ser bebidas o comidas; pensemos en un zumo de naranja, en un refresco de cola o en un poco de vinagre en una ensalada.

Si aun así nuestras bebidas favoritas son ácidas, la única solución para que sea lo menos violento para nuestros dientes es recurrir a la típica pajita (como cuando teníamos 10 años) y así evitar que nuestros dientes entren en contacto directo con la sustancia ácida (recordemos también que los peróxidos de los tratamientos dentales son productos muy abrasivos).

Ingerir productos que tiñan los dientes

Un hombre se somete a una revisión después de un tratamiento de blanqueamiento dental
Hay que comprender que el color inicial de un blanqueamiento dental suele bajar su intensidad a partir de la segunda o tercera semana. |  Freepik.

Los conoces de sobra, pero nunca está de más ponerles de nuevo cara. Todo aquello que tenga demasiado color conseguirá que tus dientes, cuyo esmalte aún tiene los poros abiertos, se convierta en una invitación a volver a manchar tus piezas dentales.

Especias muy coloridas como la cúrcuma, el curry y el pimentón; cierto tipo de frutos del bosque como arándanos, moras o grosellas; frutas, verduras y hortalizas también muy coloridas como el tomate, la espinaca o las zanahorias…; el café, el vino tinto y bebidas alcohólicas oscuras como el brandy, el whisky o el ron. E incluso ciertos alimentos como la carne roja o salsas a base de tomate o de soja.

Utilizar productos de higiene dental con colorantes

Del mismo modo que no deberíamos estar comiendo o bebiendo productos que pueden manchar los dientes, tampoco deberíamos hacer lo mismo con productos de higiene bucal o dental que tengan muchos colorantes y con los cuales nos arriesguemos a que los dientes se vuelvan a teñir.

Lo más evidente en este caso sería evitar pastas de dientes que tengan cualquier tipo de tinción y, sobre todo, el uso de colutorios con colorantes, puesto que es muy habitual que los hagamos circular por toda la boca y esto suponga un riesgo añadido para echar a perder el blanqueamiento dental.

También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D