Paul Manafort protagoniza el primer juicio de la trama rusa

Mundo ethos

Paul Manafort protagoniza el primer juicio de la trama rusa
Foto: Aaron P. Bernstein| Reuters

Paul Manafort, el exjefe de campaña del presidente de Estados Unidos, protagoniza el primer juicio fruto de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre los supuestos lazos entre Rusia y la campaña de Trump para influir en los resultados de las elecciones estadounidenses de 2016.

Manafort se ha sentado en el banquillo para responder a las preguntas sobre sus negocios con oligarcas rusos, a los que asesoró a cambio de millones de dólares que supuestamente ocultó a las autoridades de Estados Unidos.

El exjefe de campaña de Trump se enfrenta a 18 cargos de fraude bancario y fiscal por haber tejido supuestamente una red destinada a ocultar sus ingresos en empresas fantasmas y en 30 cuentas bancarias en tres países diferentes, entre los que se encuentran Chipre y Reino Unido.

En la primera jornada del juicio, el equipo del fiscal Mueller ha descrito a Manafort como un “astuto mentiroso” que ocultó a las autoridades los ingresos que, entre 2006 y 2017, obtuvo de varios gobiernos extranjeros, incluido el del expresidente de Ucrania Víktor Yanukóvich.

“El hombre que se encuentra en esta corte creía que estaba por encima de la ley”, ha asegurado el fiscal Uzo Asonye, que se ha dirigido a los 12 miembros del jurado. “Este hombre creía que no se le aplicaba ninguna ley, ni la ley bancaria, ni la ley fiscal. Obtuvo hasta 60 millones de dólares por su trabajo en un país europeo llamado Ucrania”, ha añadido.

El fiscal ha acusado a Manafort de mentir en sus declaraciones de impuestos, mientras presumía de un “estilo de vida extravagante”. “Todos los cargos de este juicio pueden resumirse en una frase: Manafort mintió”, ha afirmado.

Por su parte, la defensa ha intentado mostrar una imagen diferente de Manafort, a quien ha calificado como un “consultor político con talento” que se convirtió en el “motor” de las campañas políticas de múltiples presidentes, como Ronald Reagan y George H.W. Bush.

El proceso contra Manafort es un producto de la investigación de Mueller, pero los cargos a los que se enfrenta no están relacionados con su labor como jefe de campaña, un puesto que ocupó entre junio y agosto de 2016.

Antes de que comenzara el juicio se concentraron decenas de personas que agitaban pancartas con los colores de la bandera rusa y con mensajes dirigidos a Manafort, como “Trump no pasaría ni un segundo en prisión por ti”, informa Efe.