Polémico vídeo de periodistas ecuatorianos secuestrados por guerrilleros disidentes colombianos

Política y conflictos

Polémico vídeo de periodistas ecuatorianos secuestrados por guerrilleros disidentes colombianos
Foto: RODRIGO BUENDIA

La conmoción y el repudio se han apoderado de Ecuador. Un vídeo ha mostrado por primera vez las condiciones en las que está en cautiverio un equipo de prensa secuestrado por presuntos guerrilleros disidentes colombianos. La grabación, difundida primero en Colombia por el canal RCN, se convirtió en la primera prueba de vida de los dos periodistas y el conductor del diario El Comercio de Quito que fueron secuestrados el 26 de marzo en la frontera con Colombia mientras realizaban un reportaje.

Lejos de traer alivio, el vídeo ha conmocionado a los familiares y provocado la molestia del Gobierno. Ecuador no había lidiado en décadas con el secuestro de unos periodistas, y menos en poder de un grupo ilegal de origen extranjero. En el documento audiovisual se ve al reportero Javier Ortega (32 años), al fotógrafo Paúl Rivas (45) y al conductor Efraín Segarra (60) abrazados, con cadenas y candados al cuello.

En un momento, Ortega pide al gobierno del presidente Lenín Moreno un acuerdo para su liberación. «Para las tres familias ha sido un shock terrible, un shock emocional muy fuerte ver la situación en la que se encuentran nuestros seres queridos», ha reaccionado Yadira Aguagallo, novia de Rivas.

RCN no ha revelado cómo obtuvo el vídeo ni la fecha o lugar donde fue grabado. Según se le oye decir a Ortega, los captores exigen un intercambio por «sus tres detenidos» en Ecuador para que los reporteros puedan «ir sanos y salvos» a su país. Así mismo, demandan el fin de la cooperación antiterrorista con Colombia, que ha permitido asestar duros golpes a las organizaciones del narcotráfico que actúan en la zona limítrofe.

Ambos países combaten por separado, aunque de forma coordinada, a los guerrilleros que se apartaron del proceso de paz con las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y que según inteligencia militar estarían tras el tráfico de drogas por una ruta del Pacífico que conecta a ambos países.

El diario colombiano El Espectador ha señalado que el pasado jueves el Gobierno ecuatoriano, a través del ministro de Interior César Navas, dio a conocer que estaba en negociaciones para obtener la liberación del equipo de prensa, aunque declinó dar detalles sobre las demandas de los captores.

El Ejército colombiano señaló a los disidentes colombianos que comanda el ecuatoriano Walter Artízala, conocido como Guacho, como los responsables del secuestro. Sin embargo el general Alberto Mejía, comandante de las Fuerzas Militares, aseguró no tener evidencia de que los secuestrados hubieran sido trasladados a territorio colombiano. En la prueba de vida difundida este martes, uno de los secuestrados sugiere que están fuera de Ecuador. El Gobierno colombiano ha declinado referirse al caso. Guacho es uno de los hombres más buscados tanto en Colombia como en Ecuador y está al frente de un grupo de entre 70 y 80 hombres. 

El líder del grupo Oliver Sinisterra se mueve entre ambos países por un área selvática que sirve de ruta para el tráfico de drogas.  Ecuador también lo señala de estar tras unos inusuales ataques a la fuerza pública en la zona limítrofe, que deja desde enero tres militares muertos y 43 heridos entre uniformados y civiles. Las familias de los secuestrados invocaron la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).