Ataque suicida en una mezquita chií llena de fieles en Kabul

General

Ataque suicida en una mezquita chií llena de fieles en Kabul
Foto: Omar Sobhani| Reuters

Un kamikaze se ha hecho explotar este jueves en la mezquita chií de Kabul de Al Zahra, abarrotada de gente, han informado las autoridades, en un mes del Ramadán que ha sido particularmente sangriento en la capital afgana. El suceso, descrito como un «ataque terrorista» por el Ministerio del Interior afgano, ha dejado al menos seis muertos y ocho heridos, según fuentes policiales consultadas por la BBC. El suicida se ha inmolado en la cocina de la mezquita después que la policía le impidiera entrar en el edificio principal, atestado de fieles, según el ministerio, que ha añadido que algunos testigos escucharon disparos en la misma zona.

Las fuerzas de seguridad que guardaban el lugar han bloqueado el paso a dos insurgentes que pretendían acceder al interior de la mezquita para hacer detonar sus explosivos entre los fieles, lo que ha provocado un enfrentamiento y les ha llevado a parapetarse en la cocina, ha detallado el vocero de la Policía de Kabul, Basir Mujahid.

«En 15 minutos un atacante fue abatido por la policía y el segundo hizo detonar sus explosivos en la cocina», ha explicado Mujahid.

La fuente ha indicado que un policía, tres civiles y los dos atacantes han muerto en el ataque, en el que también han sufrido heridas otras ocho personas, la mitad agentes y los restantes fieles.

«Ataque terrorista en la mezquita de Al Zahra, en el oeste de Kabul. Las fuerzas especiales fueron enviadas a la zona», había indicado el portavoz del ministerio del Interior, Najib Danish, en Twitter.

El atentado no ha sido aún reivindicado, pero los barrios de la minoría chií han sido el blanco privilegiado del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en los últimos tiempos.

Los talibanes se han desvinculado del ataque a través de un mensaje de su portavoz Zabihullah Mujahid en su cuenta de Twitter en el que ha afirmado que «nunca» atacan mezquitas.

La capital afgana está todavía conmocionada tras el atentado del 31 de mayo, en el que un camión-bomba causó 150 muertos y centenares de heridos en el barrio diplomático, en el que ha sido el ataque más mortífero en Kabul desde 2001.