The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Nigeria

Boko Haram ha secuestrado a más de 1.000 niños en Nigeria desde 2013

The Objective
Última actualización: 13 Abr 2018, 8:38 am CEST
Foto: Afolabi Sotunde | Reuters

Más de 1.000 niños han sido secuestrados en Nigeria por el grupo yihadista Boko Haram desde 2013, ha denunciado este viernes Unicef, cuando el país africano se prepara para conmemorar el cuarto aniversario del secuestro de las estudiantes de Chibok.

"Desde 2013, más de 1.000 niños han sido secuestrados por Boko Haram en el noreste de Nigeria, incluidas las 276 niñas raptadas de una escuela en la localidad de Chibok en 2014", informa Unicef en un comunicado.

"Estos reiterados ataques contra niños en las escuelas son inadmisibles", indica Mohamed Malick Fall, representante en Nigeria del organismo internacional que trabaja por la defensa de los derechos de la infancia en todo el mundo. "El cuarto aniversario del secuestro de Chibok nos recuerda que los menores en el noreste de Nigeria continúan siendo objeto de impactantes ataques, son objetivo constante y están expuestos a una violencia brutal en sus casas, en las escuelas y en lugares públicos".

La lucha del grupo Boko Haram por establecer un bastión islámico en el noreste del país ha causado al menos 20.000 muertos y ha obligado a más de 2.000.000 de personas a huir de sus hogares.

Al menos 2.295 profesores han sido asesinados y más de 1.400 escuelas destruidas por radicales islamistas desde que Boko Haram comenzó sus acciones en 2009, según cifras de Unicef.

“Los niños tienen derecho a la educación y a ser protegidos, y las aulas deben ser lugares donde se sientan seguros y alejados de cualquier tipo de ataque", añade Mohamed Malick Fall.

Aunque la ofensiva lanzada por el presidente nigeriano Muhammadu Buhari en 2015 ha logrado recuperar terreno, el grupo terrorista sigue lanzando ataques mortales tanto contra civiles como contra militares.

En febrero, Boko Haram conmocionó al país al irrumpir en una escuela en Dapchi, en el noreste del país, y secuestrar a más de 100 estudiantes. La mayoría de las niñas fueron liberadas pero el episodio y la criticada respuesta de las autoridades, revivió el trauma de Chibok.

De las 276 niñas secuestradas por Boko Haram en abril de 2014, se estima que unas 100 siguen en manos de sus captores.

Las autoridades nigerianas mantienen su voluntad de hacer de los centros educativos lugares seguros y Unicef trabaja con ellas en la puesta en marcha de la Declaración de Escuelas Seguras, por la cual Nigeria se compromete a proteger colegios y universidades de acciones violentas y del uso militar durante el conflicto armado.