The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Economía

BBVA tiene aún 2.200 millones para salir de compras tras la OPA sobre Garanti

Este dinero, que es su exceso de capital, es claramente insuficiente para intentar de nuevo absorber el Sabadell

BBVA tiene aún 2.200 millones para salir de compras tras la OPA sobre Garanti

2.200 millones. Es el dinero que todavía tendrá BBVA en su cartera para salir de compras en los próximos años, pero que es insuficiente para poder intentar hacerse con el Sabadell a precios actuales de mercado. La oferta para hacerse con el control total del turco Garanti, lanzada este lunes, mermará casi por completo sus posibilidades para negociar de nuevo una absorción de la entidad catalana, cuyo valor se acerca a los 5.000 millones en la actualidad, aunque su capacidad para crecer será aún elevada, según las fuentes financieras consultadas por THE OBJECTIVE.

BBVA ha ido poco a poco aclarando el destino del exceso de capital obtenido con la desinversión de EEUU, operación que se pactó hace doce meses y que se cerró a principios de junio de este año. La venta le proporcionó un superávit de solvencia de más de 8.000 millones. Una cantidad que en su mayor parte tiene un futuro específico definido, pero que otra está por determinar. El grupo presidido por Carlos Torres y dirigido por Onur Genç va a gastar casi 1.000 millones en el ajuste de personal y oficinas en España; 3.500 millones en la recompra de hasta un 10% de las acciones para retribuir a los inversores; y 2.250 millones en la toma del 50,15% de Garanti.

Una vez se ejecuten todas estas medidas, la entidad seguirá contando con un bolsillo a medio rebosar con el que poder ampliar su presencia en los mercados donde opera e, incluso, poder realizar un nuevo guiño a los accionistas a través de una nueva adquisición de títulos propios. El ratio de capital, según sus propios cálculos, se situará en el 12,72%, es decir 72 puntos básicos por encima de las exigencias del mercado. Un exceso que irá además en ascenso, mediante la generación orgánica de solvencia.

La opción de Genç

La entidad, por ahora, ha apostado por Turquía a pesar de los riesgos, y ha optado por la opción de Genç desde un principio. BBVA rompió hace un año las conversaciones con el Sabadell por presiones del consejero delegado, de origen otomano, que se decantaba por aumentar la posición en Garanti en vez de adquirir el banco catalán, alternativa que prefería Torres.

El tiempo dirá si la estrategia es acertada y si las bondades del país del Bósforo (baja bancarización, alta población joven y expectativas de crecimiento) pesarán más que la volatitilidad y la incertidumbre constante, con una lira que no deja de caer a mínimos históricos. Incluyendo la opa anunciada este lunes, BBVA habrá invertido más de 9.000 millones en Turquía desde 2011, cuando tomó una participación minoritaria en Garanti, un banco cuyo valor ha sido tasado en 4.500 millones. Además, tuvo que contabilizar otros 3.300 millones en ajustes de valoración por la lira, por lo que el coste total es de más de 12.300 millones.

Peso de los países emergentes

La apuesta por la entidad otomana tiene como objetivos principales una mejor optimización del capital y una completa retención de los dividendos. Sin embargo, va en contra de los reclamos de los analistas, que pedían a BBVA que diversificara sus fuentes de resultados con un mayor equilibrio entre países emergentes y maduros. El peso de Turquía se elevará al 25% de los beneficios que obtiene el grupo frente al 14% actual, con lo que aumentará hasta el 75% la aportación de los mercados en vías de desarrollo a su cuenta.

Torres, durante la presentación a los analistas de la opa, admitió el riesgo que se asume con este envite, pero confió en que sea una oportunidad por las posibilidades que ofrece el país otomano, con un crecimiento estimado del 3,5% de promedio para los próximos ejercicios. Genç también reconoció la inestabilidad que genera su país de origen, pero aun así, señaló que el «Garanti genera rentabilidades en situaciones de crisis, como las que ha sufrido en sus propias carnes en los últimos ejercicios».

Esta incertidumbre es la que, precisamente, ha llevado a Unicredit a desprenderse de su participación en el turco Yapi Kredit por 300 millones la semana pasada, en linea con las reclamaciones de los inversores y en contra del órdago que ahora pone sobre la mesa BBVA.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D