The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
Economía

Andrés Sendagorta, nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar

Pide que se defienda a las empresas españolas, y su predecesor pone en valor que todas las empresas del IEF han sobrevivido a la pandemia

Andrés Sendagorta, nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar

El nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Andrés Sendagorta.|Europa Press

El nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), Andrés Sendagorta, ha reivindicado este miércoles el papel de las empresas familiares como «fuente de prosperidad y progreso para la sociedad española», durante su discurso en la asamblea del IEF.

Sendagorta sustituye en el cargo a Marc Puig y ocupará la presidencia del IEG durante los próximos dos años.

El actual presidente del IEF ha defendido que las empresas familiares españolas trabajan «por una sociedad mejor» y ha prometido mantener la atención en «los asuntos relacionados con la fiscalidad, especialmente en patrimonio y sucesiones, y en la gobernanza familiar».

«Nuestro peso hay que medirlo por lo que la empresa familiar representa en nuestro modelo de sociedad, y cualquier observador objetivo llegará a la conclusión de que la empresa familiar es uno de los pilares clave sobre los que se asienta la sociedad civil española», ha manifestado Sendagorta.

También ha recordado que durante los últimos 30 años, las empresas familiares han sido «motores activos de modernización de España» y ha señalado que el término «empresario» debe asociarse a «una connotación de creación de riqueza económica y de progreso social».

Sendagorta se ha marcado como objetivo para los próximos dos años preservar «el acervo empresarial» familiar ante los poderes públicos, para que se tenga en cuenta su labor y se les permita «competir en el mundo sin lastres ni desventajas».

«Lo que pedimos es que todos, empresarios, empleados, sociedad civil, ayuntamientos, gobiernos autonómicos y gobierno central, estemos unidos en un empeño compartido: hacer posible el crecimiento, el progreso y la continuidad de las Empresas Familiares como muestra y expresión del progreso, la vertebración y la prosperidad nacional», ha manifestado.

El flamante presidente del IEF ha pedido tanto al Gobierno como a la oposición que reconozcan el talento de la empresa familiar española y cuenten con ellos para «la construcción de un país de convivencia en libertad y prosperidad».

Sobrevivir a la pandemia

De su lado, su predecesor Marc Puig ha señalado en su intervención de despedida las dificultades que afronta la sociedad, con la
pandemia y la guerra en Ucrania como muestras más elocuentes. Pese a ello, «hemos atravesado juntos todas estas dificultades, apoyándonos los unos a los otros, compartiendo experiencias y aprendiendo», ha señalado Puig.

Para él la conclusión es clara e incuestionable: «A pesar de la dureza de los tiempos hemos resistido, nos hemos adaptado y hasta hemos mejorado en nuestro quehacer», ha dicho, al tiempo que ha recordado que todas las empresas del IEF han sobrevivido a la pandemia «y creo que podemos estar muy orgullosos de la respuesta que hemos dado en esta crisis, especialmente en el ámbito de las demandas y necesidades de nuestra sociedad».

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D