El conservador Piñera y el oficialista Guillier irán a una segunda vuelta en las presidenciales chilenas

Política y conflictos

El conservador Piñera y el oficialista Guillier irán a una segunda vuelta en las presidenciales chilenas
Foto: Carlos Garcia Rawlins| elecciones

El expresidente Sebastián Piñera y el candidato oficialista Alejandro Guillier fueron los más votados este domingo en unos comicios en los que la gran sorpresa fue la aspirante de la izquierda radical del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, que será quien tenga la llave en la segunda vuelta – el conocido como balotaje – del 17 de diciembre en la que se medirán los dos primeros, después de que este domingo ningún partido lograra el 50% de los votos necesarios en las elecciones presidenciales, coincidentes con las legislativas.

Con el 98,95% de las mesas escrutadas, Piñera, el candidato de la derecha Chile Vamos, obtuvo el 36,64% de los votos, 14 puntos más que el senador independiente representante de la Nueva Mayoría con el 22,69%, seguido a corta distancia por Sánchez con el 20,28%.

La otra sorpresa de la jornada la dio José Antonio Kast, quien reivindica el legado de la dictadura militar de Augusto Pinochet, con el 7,92% de los votos y que se convierte en un actor clave para una posible victoria de Piñera en segunda vuelta.

Les siguen la candidata de la Democracia Cristiana, Carolina Goic, con el 5,88%, parte del actual gobierno, y Marcos Enríquez-Ominami de la izquierda con el 5,71%, cuyos votos serán también decisivos en diciembre.

En total, las fuerzas de izquierda obtuvieron algo más de 3,6 millones de votos, frente a los 2,9 millones de la derecha.

Piñera destacó «el gran resultado electoral» obtenido pese a que la votación del exmandatario, que gobernó Chile entre 2010 y 2014, fue muy inferior a lo anunciado en las encuestas.

«Hemos ganado en todas las regiones de Chile. Hemos ganado en 300 de las 365 comunas y tal vez lo que más nos llega al corazón, hemos ganado en todas las comunas de clase media de nuestro país y en todas las comunas más pobres y vulnerables de Chile», aseguró tras recordar que en 2009 ya habían obtenido unos resultados similares y al final se convirtió en presidente.

Para el analista Kenneth Bunker, «la derecha llega débil a la segunda vuelta. Ahora todo se trata de negociaciones entre Guillier, el Frente Amplio y Marcos Enríquez-Ominami», las fuerzas de la izquierda, para impedir el regreso de la derecha al poder, informa AFP.

Bachelet anima a acudir a las urnas

«Hoy sabemos que Chile quiere seguir avanzando. Eso es lo que demandan los ciudadanos, eso es lo que han dicho las urnas», dijo la presidenta socialista Michelle Bachelet, quien dejará el cargo el 11 de marzo.

«Invito a sumarnos con nuevos bríos a esta nueva elección que va a definir el próximo presidente de Chile», añadió, animando así a votar a los 14,3 millones de chilenos en la segunda vuelta, de los que cerca de la mitad se quedaron este domingo en casa, según la presidenta. «Cinco de cada diez compatriotas no fueron a votar«, se lamentó a continuación.

«Ha quedado claro que el progresismo de los chilenos que quieren un cambio, somos más», dijo, por su parte, un exultante Guillier, que recibió el apoyo del expresidente Ricardo Lagos para la segunda vuelta.

El conservador Piñera y el oficialista Guillier irán a una segunda vuelta en las presidenciales chilenas 1

Alejandro Guillier junsto a su mujer saluda a sus seguidores en la noche electoral en Santiago de Chile. | Foto: Rodrigo Garrido / Reuters

Guillier, 64 años, un experiodista y actual senador por Antofagasta, se convirtió en el candidato de una parte de la oficialista Nueva Mayoría tras dejar por el camino a pesos pesados como el propio expresidente Lagos.

Los comicios legislativos, que coincidieron con la primera vuelta de las presidenciales, se desarrollaron con una nueva ley electoral que pone fin al llamado «sistema binominal» y establece un criterio de reparto proporcional, basado en la Ley d’Hondt.

La proporcionalidad del nuevo sistema electoral pone fin al tradicional bipartidimo entre la derecha y el centro izquierda, que históricamente han dominado el Congreso chileno.