The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Bolivia

El informe final de la OEA denuncia “manipulaciones e irregularidades” en las elecciones de Bolivia

The Objective
Foto: Luis Cortes | Reuters

La Organización de Estados Americanos (OEA) afirma en su informe final sobre las elecciones de Bolivia que “las manipulaciones e irregularidades señaladas no permiten tener certeza sobre el margen de victoria del candidato Morales sobre el candidato Mesa”.

El informe afirma que en las elecciones del 20 de octubre hubo “operaciones dolosas” que alteraron “la voluntad expresada en las urnas”. “A partir de la abrumadora evidencia encontrada, lo que sí es posible afirmar es que ha habido una serie de operaciones dolosas encaminadas a alterar la voluntad expresada en las urnas", dice el documento.

Entre estas “acciones deliberadas” hechas para “manipular” los resultados, el informe menciona la “paralización intencional y arbitraria, sin fundamentos técnicos, del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares”. "Todos los análisis del equipo técnico permiten determinar que la paralización del sistema TREP no fue un accidente ni una decisión basada en fundamentos técnicos. Fue simplemente una decisión arbitraria, cuyo propósito incluyó la manipulación de la infraestructura informática", subraya la OEA.

A esto se suma que, cuando el sistema volvió a funcionar, "al día siguiente, apareció en escena un servidor oculto, no declarado y no controlado ni por la empresa auditora ni por el personal técnico del órgano electoral".

Por tanto, consideran que los hallazgos revelan “la parcialidad de la autoridad electoral”, pues los vocales del Tribunal Supremo Electoral, quienes debían velar por la legalidad e integridad del proceso, permitieron que se desviara el flujo de información hacia servidores externos, destruyendo toda confianza en el proceso electoral".

Este documento llega después de que el 10 noviembre la OEA ya recomendara en un primer informe celebrar "otro proceso electoral" en Bolivia, al evidenciar "irregularidades" que le impidieron validar la votación del 20 de octubre.

Después de conocerse ese documento, Morales anunció la convocatoria de nuevas elecciones generales y dijo que se había acordado la renovación de todos los miembros del Tribunal Supremo Electoral. Tras esto, el 11 de noviembre abandonó el país, después de que las Fuerzas Armadas le forzaran a dejar el cargo y recibió asilo en México.